COFA aclara que sus farmacias validan PAMI por su propia red

COFA aclara que sus farmacias validan PAMI por su propia red

Hubo versiones que señalaban que las farmacias deberían cambiar sus sistemas de facturación, que se desmintieron. También se desmintió que tendrían que inscribirse y conectarse en forma individual con el “ValidaPAMI” (un sistema que en realidad habría sido implementado por una empresa privada). Podría haber ocultos fuertes intereses económicos de privados alrededor de este tema, y también la intención de desunir a las farmacias.

La COFA respondió a las explicaciones oficiosas de PAMI sobre la validación de las recetas a través de una aclaración de su presidenta, Isabel Reinoso.

“Las farmacias de la red cofa validan por Valida Cofa…así lo dejamos plasmado en el acuerdo”, señaló Reinoso, aportando copia del acta firmada con PAMI (se adjunta nota de Cofa a Pami).

Coincidentemente, un importante dirigente farmacéutico de la CABA reforzó la mirada desde la organización:
“Cofa lo que hace es resguardar su red, y las acciones conjuntas, para que el día de mañana a PAMI no se le ocurra dejar de lado a nuestras entidades nacionales (como ya hizo con las cámaras de la industria) y busque relacionarse directamente con farmacias y grupos de farmacias (beneficiándose las cadenas)”, señaló a Pharmabaires.

Fuente: Pharmabaires


El nuevo convenio PAMI: podría ser insostenible para la mayoría de las farmacias

Ya se ha conocido la propuesta del nuevo convenio para provisión de medicamentos, que PAMI ha hecho llegar a las entidades que representan a las farmacias. Las condiciones de financiación son aún más exigentes que las que están ahora vigentes, y podrían dejar a las farmacias pequeñas y medianas fuera de la atención a la obra social de los jubilados. En esta nota se adjunta el texto completo del nuevo convenio.

PAMI ya hizo llegar el nuevo convenio, que estaría vigente desde el 1 de noviembre, a las cinco entidades que representan a las farmacias del país, que serían las firmantes del convenio: COFA (Colegios del país), FACAF (Cámaras), AFMSRA (Mutuales y sindicales), ASOFAR (Cámara de grandes farmacias) y FEFARA (Colegio de Santa Fé y otros).

Si bien se proclama por parte del PAMI una operatoria más directa con las entidades que representan a las farmacias, el nuevo convenio no admite en la práctica posibilidad de discusión ni de contrapropuestas para estas entidades que representan a las farmacias prestadoras: las condiciones han sido impuestas por el PAMI y la lógica es “tómalo o déjalo”.

Una parte decisiva del convenio es la modalidad de pagos, que sería la siguiente:

  • El 70% del pago se hará dentro de los 20 días corridos contados desde la presentación mensual que realicen las farmacias, a través de sus entidades.
  • Otro 16% se pagará a los 40 días corridos desde la presentación.
  • El 14% restante se hará a los 70 días corridos desde la presentación.

Este mecanismo de pago se aplicará a medicamentos ambulatorios, clozapina y diabetes.

Es fácil ver que la farmacia recibirá la parte que le corresponde, de la escasa rentabilidad que le permite el convenio, hasta tres meses después de la dispensa (70 días más el plazo hasta la presentación), y que el primer pago que recibirá (a los 20 días más el plazo hasta la presentación) tampoco le permitirá solventar el costo de los medicamentos que entregue (ya que en el 70% del pago estará deducida la “bonificación” que aporta la farmacia al PAMI), ni tampoco este primer pago parcial llegará a tiempo para afrontar los pagos que deben realizar las farmacias a las droguerías.

De lo anterior se desprende que la farmacia deberá seguir financiando el sistema, entregando medicamentos que ya ha pagado y esperando tres meses para cobrar la parte que le corresponde por sus servicios. Esto aún suponiendo que se respeten los plazos de pago previstos en el convenio, aunque es sabido que el PAMI atrasa o demora los pagos más allá de lo previsto en lo que se firma. Esto provocaría con el tiempo una concentración de la atención en cada vez menos farmacias, que serán las que tengan la capacidad financiera para hacer frente a las condiciones que se imponen. Esto también podría ser una intención oculta en el convenio.

Tampoco está garantizado en el convenio que la “bonificación” (que aportan las farmacias al PAMI) esté en relación con su facturación o su ubicación geográfica: PAMI no alienta un aporte diferencial que beneficie a las farmacias pequeñas y medianas, salvo que operen en zonas geográficas muy desventajosas.

El PAMI ha llegado a esta situación por su necesidad de reducir costos (ver nota aquí) y el resultado que se espera es que haya un “PAMI  cada vez más chico”, según reconocen los funcionarios por lo bajo, debido a la reducción del presupuesto que se le ha impuesto, con pagos por medicamentos y prestaciones que deberán ser cada más acotados.

El punto central del conflicto, que dejó de lado a los laboratorios nacionales del convenio cuando no aceptaron las condiciones del instituto, es que el PAMI desde el año 2016 ha aumentado su presupuesto apenas un 68%, con lo que tiene que enfrentar costos en prestaciones médicas, medicamentos y gastos de logística que han aumentado en los últimos años en un 250% promedio.

No obstante las condiciones dudosas del convenio algunos dirigentes del sector que representa a las farmacias ya se han apurado ha firmarlo (ver nota aquí), sin consultar con las otras entidades. Una estrategia que usó el PAMI es negociar con las cinco entidades por separado, lo que también puede traer problemas para las farmacias, si la dirigencia que la representa actúa en forma dividida y en función de sus propios intereses. Sin coordinar acciones con las otras entidades, una de ellas ya firmó con PAMI: Fefara, la entidad que lidera el Colegio de Santa Fe y que preside desde hace años en forma ininterrumpida Manuel Agotegaray. Las otras entidades han adelantado que consultarán previamente a sus asociados los pasos a seguir.

A continuación publicamos el texto completo del nuevo convenio:

VER EL NUEVO CONVENIO PAMI AQUÍ 


PAMI sigue dividiendo: ahora va por las farmacias

Las negociaciones para la firma del nuevo convenio se realizan en forma separada con cada una de las cinco entidades que agrupan a las farmacias del país. Aún no están claras las condiciones que deberán soportar las farmacias, pero algunas ya firmaron.

De la misma forma en que lo hizo con los laboratorios medicinales, la negociación del PAMI con las entidades que agrupan a las farmacias será por separado, y ya les envió, a cada entidad, copia del convenio que regiría a partir del 1 de noviembre.

Sin coordinar acciones con las otras entidades, una de ellas ya firmó con PAMI: Fefara, la entidad que lidera el Colegio de Santa Fe y que preside desde hace años en forma ininterrumpida Manuel Agotegaray, desde su desmembramiento de la COFA.

Las otras entidades aún están analizando el convenio, ya que no se sabe qué productos integrarán el vademecum, ni qué laboratorios se sumarán a la prestación, ni tampoco si se respetarán las condiciones de pago a las farmacias y con qué reaseguro.

Particularmente, preocupa la situación de las farmacias pequeñas y medianas, que hasta ahora cobraban parte de la prestación incluyendo el denominado “calce financiero”, mediante el cual se adelantaba el pago del costo de los medicamentos. Este mecanismo de pago no se aplicaba a todas las farmacias, sino solamente a las pequeñas y medianas y no a las que son propiedad de grupos económicos. El adelanto de pago a corto plazo para cubrir el costo de los medicamentos es el oxígeno que necesitan las farmacias pequeñas y medianas para poder atender a la obra social de los jubilados, a través de la cual se dispensan el 40% del total de los medicamentos recetados en el país.

El PAMI, por el contrario, siempre se ha inclinado a una “bonificación” (retención) uniforme para todas las farmacias, y a que atiendan todas en las mismas condiciones. La experiencia indica que ante atrasos en los pagos de la obra social, o ante cambios inesperados en las condiciones o en los aportes que realizan las farmacias, el convenio sobrevive solamente para las farmacias que tienen mayor capacidad financiera, lo que es buscado -a esta altura queda claro- por fuertes intereses que operan en el sector.

La perspectiva de los problemas de pago y financieros debe tenerse presente, ya que el PAMI está obligado a recortar su presupuesto en 10 mil millones de pesos en el año 2019 (ver nota aquí). Ese recorte se hará mayoritariamente en el rubro medicamentos: PAMI quiere pagar en el 2019 lo mismo que pagaba en medicamentos para los jubilados en el 2016, a pesar de que los precios en este período han aumentado un 250% promedio.

Por su lado, las farmacias también se enfrentan a una disminución en la facturación, por retracciones en la compra de medicamentos (ver nota aquí).

El PAMI entonces está entrampado en una ecuación que no cierra: debe reducir su presupuesto y pagar medicamentos que aumentan inevitablemente. Las farmacias, en muchos casos PAMI dependientes, tienen su propia ecuación difícil de resolver: aumentos de costos fijos, retracción en las ventas y una baja que se viene en la facturación al PAMI, que quiere pagar cada menos por los medicamentos.

Con la industria fuera del sistema de prestación, ahora las discusiones serán directas entre el PAMI y las farmacias, aunque estas por el momento tienen sus entidades divididas, que no actúan de común acuerdo.

 


PAMI, divide y reinarás: quiere negociar por laboratorio

La estrategia para el nuevo convenio de provisión de medicamentos a los jubilados es dividir a los laboratorios nacionales. PAMI quiere pagar lo menos posible, porque está obligado por acuerdos con el FMI a recortar drásticamente su presupuesto. Los laboratorios extranjeros recibieron la orden de sus casas matrices de apoyar al gobierno, ya que recibirán beneficios por otro lado, con las modificaciones a la ley de patentes, pero al PAMI el apoyo de los extranjeros no le sirve en el sector ambulatorio, porque tienen precios mucho más caros. La salida a la encrucijada aún no se vislumbra.

El PAMI informó a las cámaras de laboratorios nacionales que pretende negociar laboratorio por laboratorio el nuevo convenio a aplicarse a partir del primero de noviembre. La zanahoria es la promesa de reconocer la inflación.

Las primeras reuniones entre el presidente del PAMI, Sergio Cassinotti, y las cámaras CILFA y Cooperala confirmaron las versiones que el propio funcionario había dejado circular en las semanas previas, sobre los cambios que se propone introducir en la relación con los laboratorios.

Básicamente, Cassinotti informó que a partir de ahora PAMI negociará laboratorio por laboratorio y evitará acuerdos con las cámaras de los laboratorios nacionales.

La exigencia alcanza solo a las cámaras de los laboratorios nacionales, ya que CAEME no rescindió el convenio y en términos prácticos se supone que sigue vigente.

Cassinotti  lanzó una zanahoria sobre la mesa: los laboratorios que acepten la negociación directa se beneficiarán con una actualización mensual  de precios que reconocerá el 100 por ciento de la inflación dejando atrás el tope del convenio actual que admitía una actualización de precios equivalente al 70 por ciento.

La estrategia de Cassinotti es conseguir un quiebre entre los laboratorios nacionales, que por ahora no han exhibido fisuras, pero existe la suposición que ante el fracaso de una negociación colectiva, algunos (o muchos) aceptarán las nuevas reglas de juego.

Por ahora esa posibilidad es lejana y la sensación es que los laboratorios nacionales están con un pie afuera y  analizando un eventual “Plan B” para después de la ruptura que se vislumbra.

Al mismo tiempo, se profundiza la grieta entre los nacionales y los extranjeros que ha sido un éxito innegable de Cassinotti cuando consiguió que CAEME rompiera el monolítico frente empresarial y fuese a firmar el convenio al que se resistían las otras dos cámaras.

La actitud de los laboratorios extranjeros responde a las directrices de sus casas matrices, de apoyar al gobierno argentino como lo hicieron en el ámbito del FMI.

Actitud que es correspondida por el gobierno argentino que se ha propuesto firmar un tratado de libre comercio con la UE aceptando las condiciones leoninas en el capítulo de propiedad intelectual por afuera y al margen de los socios del MERCOSUR.

La sensación es que se ha ingresado por un camino sin retorno y que la decisión de reemplazar a farmalink como corazón del sistema implicó una ruptura por anticipado.

“Vamos a profundizar el modelo porque no hay dinero y tenemos que adoptar decisiones muy rápidas”, deslizó Cassinotti recientemente en un encuentro con dirigentes farmacéuticos.

En el Arca de Noé de PAMI cada vez hay menos plazas disponibles.

Fuente: Pharmabaires

Ultimo momento: la industria farmacéutica rescindió el convenio PAMI – medicamentos

El convenio, con la actual situación inflacionaria -que se agravará por la tendencia ascendente en la cotización del dolar-, ya es inviable. Entre hoy y el lunes estarán llegando las nuevas listas de precios de medicamentos, con aumentos del 7% para los nacionales y 10% para los importados, lo que agravará la situación. Farmacias en compás de espera hasta el martes para resolver si siguen atendiendo a los jubilados.

Las cámaras que agrupan a la industria farmacéutica argentina anunciaron la rescisión del actual Convenio PAMI, que se ha tornado inviable con la escalada de dólar y los costos inflacionarios de los últimos días. Ahora se proponen discutir un nuevo convenio con las autoridades de la obra social de los jubilados.

La iniciativa la tomaron las cámaras que agrupan a los laboratorios nacionales, Cooperala y CILFA; denunciaron el convenio el viernes a la tarde, poco antes de que finalizara el horario administrativo del PAMI.

Se supone que CAEME, la cámara que agrupa a los laboratorios extranjeros -que no firmó el documento pidiendo la rescisión-, adoptará la misma decisión, aunque desde la firma del actual acuerdo para el convenio PAMI – los últimos días de marzo de este año-, cuando la cámara de los laboratorios extranjeros se “cortó” sola, sus decisiones son autónomas y sin coordinación con sus similares nacionales.

“El convenio fue firmado con un dólar de 18 pesos, por lo tanto ahora con el dólar a 40 no cierra de ninguna manera”, señalaron voceros de la industria, antes de presentar en la tarde del viernes la notificación dirigida a Sergio Cassinotti, titular del PAMI.

La denuncia del convenio no implicará en lo inmediato que falten medicamentos, ya que existe la obligación de la industria de mantener la provisión mientras se discute un nuevo convenio por plazo de 60 días.

Lo irónico de la situación, es que el Convenio PAMI, de casi 5 mil folios, recién fue firmado hace 15 días, aunque estaba vigente desde abril, sostenido por un acta acuerdo entre las partes.

Los laboratorios extranjeros tampoco están dispuestos a seguir cumpliendo con los términos actuales del contrato y hablan de un desfasaje en el precio que acordaron en las recientes licitaciones, cuando ofertaron con un dólar a 18 pesos.

Inclusive, algunos de esos laboratorios extranjeros que ganaron recientemente licitaciones conjuntas en PAMI, IOMA y en el Ministerio de Salud con un precio mucho más bajo que los nacionales, ahora están buscando la fórmula para deshacer el compromiso ya que afrontan un horizonte a pura pérdida, aseguran.

La reacción de las entidades que representan a las farmacias

La presentación para la rescisión del convenio también hará llegar las inquietudes de las farmacias, que vienen advirtiendo acerca de la acelerada pérdida de rentabilidad por los desfasajes entre el PVP de los medicamentos en relación al PVP-PAMI (precio de venta al público para jubilados fijado por PAMI, que hoy es insostenible). La disparada del valor del dolar causará inevitablemente un aumento en los precios de los medicamentos, que se adelantó será del 7% para los medicamentos nacionales y del 10% para los importados. Esto agravará la situación planteada. Las entidades que agrupan a las farmacias tomarían una decisión el día martes próximo, acerca de seguir atendiendo o no al PAMI.

La nota formal de la industria al PAMI

Adjuntamos la nota formal que dirigieron las cámaras de la industria farmacéutica argentina al PAMI.

Fuentes: Pharmabaires, FarmaPress

Grave: bajó la dispensa de medicamentos en Argentina

Category : Farmacia , Salud

La disminución de las unidades dispensadas, según las últimas mediciones, llega al 14%. También se verifica una caída en la producción de medicamentos. La situación se agravará con los recortes que se implementarán en el PAMI y en la cobertura de medicamentos por el sistema público, previstos en miles de millones de pesos.

 

El dato reviste seriedad, porque no se suele registrar una caída tan abrupta en el uso de medicamentos.

Se cuenta con datos en forma permanente, que se registran mes a mes, y la medición de esta caída es una alerta a la que hay que prestar atención.

Parte de los datos se encuentran registrados en un trabajo del Observatorio de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), que comparó las unidades de medicamentos dispensadas en el mes de junio de 2018, en relación al mismo mes del año 2017.

Los datos, medidos en unidades de medicamentos, son los siguientes:

Datos IQVIA. Fuente: Observatorio COFA.

El gráfico deja en evidencia una baja del 14,01% en el total de medicamentos dispensados. Corresponde una baja de 13,43%  en los medicamentos llamados “éticos” (en general, los que se dispensan con receta), y  una baja del 15,73% anual en los medicamentos del llamado “mercado popular” (en este grupo se encuentran, en general, los medicamentos que se dispensan sin receta).

Si se realiza la misma comparación tomando los valores en pesos de los medicamentos dispensados, se obtienen los siguientes resultados:

Datos IQVIA. Fuente: Observatorio COFA

 

En este último gráfico, se observa que los valores de los medicamentos dispensados van acompañando al poder adquisitivo de la población, con un aumento del 14 – 15% anual.

Como el aumento de los precios de los medicamentos fue muy superior al aumento del poder adquisitivo -según todas las medicaciones disponibles-, de los dos gráficos se infiere que la dispensa de medicamentos no acompañó a la evolución de los precios, y que la caída del poder adquisitivo puede ser la causa de que se compren cada vez menos medicamentos.

La tendencia coincide con la disminución en la actividad de la industria farmacéutica, que registró -medida también en el mes de junio de 2018, con respecto a junio de 2017- un retroceso de 7,7 por ciento interanual, según las cifras oficiales del INDEC.

Claramente, las cifras muestran que hay una caída tanto en la producción de medicamentos como en su dispensa a la población.

No se observan posibilidades de que esta tendencia cambie; por el contrario, todo indica que puede agravarse.

Los salarios y las jubilaciones no está previsto que aumenten por sobre los aumentos de precios de los medicamentos, que están sometidos a pocos controles y dependen en gran medida del valor del dolar.

Otra preocupación que aparece en el horizonte es el recorte de 10 mil millones de pesos que deberá ejecutar el PAMI el año próximo, según fue acordado con el FMI.

El PAMI suele ajustar su presupuesto limitando la cobertura de medicamentos, cuyo costo deberá ser afrontado por los afiliados, si es que esto le es posible. Se debe recordar que a través del PAMI se dispensa el 40% de los medicamentos recetados en Argentina.

Otro recorte prometido al FMI es el de 9 mil millones de pesos en los medicamentos esenciales y vacunas que provee el sistema público (ver nota: Efecto FMI, graves recortes en medicamentos y en el PAMI).   

Estos recortes, que adicionarán más problemas en cuanto a  la falta de acceso a los medicamentos para la población, no son algo lejano: ya han comenzado a limitarse este mes las dosis de la vacuna meningocóccica (para prevenir la meningitis), como parte del ajuste previsto.

Fuentes: Observatorio COFA, INDEC

Efecto FMI: graves recortes en medicamentos y en el PAMI

El gobierno argentino se apresta a reducir la cobertura de medicamentos (incluidas vacunas) y los fondos del PAMI, por imposición del acuerdo con el FMI. 

El ajuste pedido por el organismo internacional excede lo que el gobierno argentino había anunciado en su momento, que se limitaría a “gastos innecesarios” y “viáticos de funcionarios”, para avanzar en temas sensibles a la salud pública.

El gobierno ya acordó con el FMI una serie de recortes que incluyen items como jubilaciones, PAMI, medicamentos, vacunas y el Fondo de Incentivo Docente, entre otros. Además, habla directamente de “congelar la AUH (Asignación universal por hijo)”, según trascendió.

Está previsto destinar 10 mil millones menos al PAMI y 9 mil millones menos al rubro “medicamentos y vacunas” que hoy cubre el sistema público.

La propuesta oficial tiene un componente de ajuste que decidió el gobierno nacional, pero ahora propone que los gobernadores implementen iniciativas similares en sus provincias.

Los recortes están incluidos en documentos que trascendieron donde se detallan los montos que se deberán ajustar, que se incluyen a continuación:

Fuentes: Infonews, C5N


PAMI – medicamentos: lo peor está por venir

Con la escalada de precios y caída del poder adquisitivo de los salarios y de las jubilaciones, ya se prevé que los perjudicados serán los jubilados y las farmacias que no tengan respaldo financiero.

Para la industria farmacéutica las perspectivas son cada vez más inciertas. No hay expectativas del venturoso “segundo semestre”. Tampoco que lo peor ya pasó. En el actual contexto se admite con pesadumbre que se trata de otro año perdido.

“Las perspectivas son inciertas y cuestiones que creíamos superadas con el cambio de gobierno vuelven a surgir como dificultades”, admitieron voceros de la industria.

Mientras transcurría el diálogo en una oficina céntrica, en la City el dólar trepaba casi a 29 pesos y se hacían astillas las estimaciones de una moneda estable con una inflación controlada con que fue calculado -hace tan poco y parece tan lejos- el nuevo convenio PAMI.

Los voceros admitieron que este año esperan una caída de las ventas, tal como explicó Pharmabaires a comienzos de junio, en virtud de información propia y de la consultora Ecolatina.

Esa caída es por retracción del “propio mercado en general y por el volumen más acotado que compra PAMI, en particular”, explicaron.

La retracción en las ventas al PAMI explica entre uno y dos puntos de la caída de la demanda de medicamentos que ya fue del 6 por ciento hasta junio y que para Ecolatina en el acumulado del año oscilará en el 0,8 por ciento interanual, comparado con 2017 que ya fue un año muy malo con una retracción del 26 por ciento, estimó la consultora.

Así como se vende menos en unidades, “el mercado farmacéutico está cada vez más presionado entre los costos dolarizados y los aumentos salariales”, aseguraron.

La presión es más asfixiante para los pequeños y medianos laboratorios que venden al mercado interno y fueron y son “Pami dependientes”.

A los grandes laboratorios “les queda el recurso de la exportación y su acomodamiento en el mercado regional, pero también los golpea la pérdida de rentabilidad”, aseguraron los voceros.

Tampoco es un escenario adverso solo para la industria farmacéutica “muchos sectores industriales están en una situación similar por lo tanto hay que remar juntos y buscar juntos alternativas para salir de esta crisis”, resaltaron.

También para los farmacéuticos la situación aparece como compleja y con una coincidente pérdida de rentabilidad.

Para las farmacias lo peor está por venir. Aceptamos el nuevo esquema de financiación que ofreció PAMI, pero ahora afrontamos una diferencia cada vez mayor entre el precio real que aumenta al ritmo inflacionario y el Precio PAMI. Ya se está hablando del precio blue”, señalaron dirigentes farmacéuticos porteños.

También coincidieron que “se nota que ha caído el volumen de ventas y las recetas por PAMI son muchas menos que en otros inviernos”.

¿Los jubilados ya no compran medicamentos o los argentinos se enferman menos?.  Las respuestas no son coincidentes, aunque hay una certeza: si se puede, se evita pasar por el mostrador de la farmacia.

“Lo más peligroso es que las cadenas de farmacias ingresen como prestadoras plenas y les concedan las mismas bonificaciones que a las farmacias de barrio, porque esas cadenas pueden financiar los atrasos del PAMI pero nosotros no y cuando compramos al precio de mercado no sabemos si vamos a vender ese medicamento a un jubilado y si vamos a cobrar tres meses después.  Mientras tanto nos hacemos cargo de la diferencia”, explicaron

Para laboratorios y farmacéuticos, pese a sus diferencias, hay una coincidencia: este será otro año perdido.

Fuente : PharmaBaires


El convenio PAMI-medicamentos se cae: los números no cierran

Los recientes cambios en el convenio de provisión de medicamentos a los jubilados, por imposiciones del gobierno a través del PAMI, lo complicaron. Se obligó a las farmacias a trabajar con dos precios distintos (un PVP libre y otro PVP irreal para PAMI), pero la reciente devaluación y aumento de precios complica su futuro.

Las cámaras farmacéuticas analizan como salir de la encrucijada de los Precios Pami (o precios máximos) acordados antes de la estampida del dólar que no cesa, con el incremento del costo de las importaciones y la paritaria con ATSA que se avecina. El panorama es “desesperante”, agregaron los farmacéuticos.

Los medicamentos y las bananas serán los productos de consumo que más aumentarán con el nuevo precio del dólar, precisó un informe de La Nación.

Ese aumento coloca a la industria farmacéutica ante un nuevo escenario que no estaba previsto cuando firmaron el nuevo convenio PAMI con precios congelados, que se retrotrajeron, y actualizaciones por debajo de la inflación anual.

Un gran éxito para Sergio Cassinotti, el titular del PAMI, pero para la industria si aquello que firmaron era un modelo borrascoso y con incógnitas, ahora comienza a tomar las dimensiones de un Titanic.

“Este convenio no va más, se fue todo a la m…..”, señalaron sin eufemismos directivos de la industria farmacéutica nacional.

Así el Convenio PAMI no va…no se puede cumplir”, reforzaron los directivos de las dos cámaras de los laboratorios nacionales que en los últimos días, por separado, analizaron la crisis que se les avecina.

La sustentabilidad del convenio siempre estuvo en duda. Lo que no estaba previsto es que comenzara a naufragar a la quinta semana de vigencia, a causa del dólar trepidante.

Como primera medida, las cámaras nacionales acordaron pedir una urgente reunión con el PAMI para exigir un cronograma de pagos previsible y “que se cumpla” de la deuda de 3.200 millones de pesos. Ya hubo algunos incumplimientos y atrasos que habían prometido desterrar con el nuevo convenio.

El segundo tema, crucial, es como cumplir con los Precios Pami y el impacto sobre el precio de los medicamentos de venta directa al público, con la escalada continúa del dólar.

“El 95 por ciento de los incipientes son importados. El 100 por ciento de los colorantes también. Por el monopolio de la Ley de Patentes los medicamentos alto costo son importados desde casa matrices o desde Brasil,  por el titular de la patente, por ejemplo oncológicos y para la diabetes y la hepatitis”, resumieron.

Además hay otro factor: el costo de la materia prima procedente de China se ha incrementado del 100 al 250 por ciento desde comienzos de año,  debido a que han emprendido un proceso de adecuación ambiental de sus plantas fabriles al Tratado de París. Y el impacto de China también repercute en el mercado de India. Entre ambos países son los principales proveedores del mercado argentino.

Se han advertido incrementos que superan el 5 por ciento en el precio de los medicamentos a partir de la escalada del dólar, en pocas semanas. Y es el comienzo.

La situación de las farmacias es desesperante. Aceptamos el Acuerdo PAMI como el mal menor, pero hay farmacias de los barrios periféricos como Barracas, Liniers y la Boca que están cerrando”, señalaron directivos del colegio de Farmacéuticos de Capital Federal.

“Pami fue siempre la obra social universal que servía para sostener al farmacéutico independiente, pero ahora el convenio no es holgado como para ayudar a la sustentabilidad. Crecieron los gastos fijos y hay más restricciones para vender a los jubilados”, señalaron los farmacéuticos porteños.

Estos voceros aseguraron que “el dueño de una farmacia de barrio, lejos del centro, gana lo mismo que un farmacéutico en relación de dependencia y entonces termina por cerrar y no se abren farmacias nuevas en este contexto adverso”.

Los farmacéuticos también aseguraron que “la industria se había comprometido a no aumentar el precio de venta al público más del 20 por ciento de los Precios Pami, pero esa promesa ahora es evidente que es imposible de cumplir y la ecuación para el farmacéutico será negativa porque terminaremos financiando la diferencia entre los precios de venta al público y el Precio Pami”.

Desde la industria admiten que hubo una promesa no escrita pero no de fijar un techo del 20 por ciento para la “grieta” de precios entre PAMI y el resto, sino que “nos íbamos a hacer cargo del 5 por ciento de la diferencia”.

Al mismo tiempo, desde la industria reconocieron que la situación de las farmacias “es desesperante y nos tenemos que sentar de nuevo a evaluar alternativas”.

Los farmacéuticos insistieron que resulta imposible funcionar “cuando las droguerías te cortan al minuto si no pagas y  para afrontar los descubiertos en el banco te están pidiendo del 70 al 80 por ciento anual”.

En algo, las farmacias de barrio parecen hermanadas con Farmacity pues según La Política OnLine durante la corrida bancaria la cadena debió acudir al Banco Galicia y le pidieron 60 por ciento de interés por un adelanto.

Mario Quintana, el ex CEO de la cadena y vicejefe de Gabinete, reaccionó al grito de “usureros” cuando se enteró del episodio.

Fuente: Pharmabaires


El FMI, el PAMI, el precio de los medicamentos y lo que se viene

Tags :

Category : Medios de Prensa , Salud

El ex Ministro de Salud Ginés, el actual ministro Rubinstein y economistas afines al gobierno participaron en un encuentro donde se cruzaron discursos y se evidenció la “grieta” conceptual acerca de la cobertura universal de salud.

El ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, y el ex titular del área,
Ginés González Garcia, debatieron sobre el acuerdo con el FMI, el convenio PAMI, la compra centralizada de medicamentos, y la fragmentación del sistema de salud de Argentina, durante el Foro de la Salud y la Cuestión Social, organizado por la Fundación Femeba.

El ministro Rubinstein informó durante su exposición que en la nueva Agencia Nacional Evaluadora de Tecnologías Sanitarias “estará estrictamente prohibida la participación de todo aquel que haya trabajado en la industria farmacéutica en los últimos tres años”.

“La industria no participará en ninguna mesa de decisión, aunque en otras etapas podrían ser llamada para consultas”, comentó ante el público reunido en el auditorio Femeba, donde desde la primera fila compartía un tercer ministro de Salud, Aldo Neri.

El ministro actual destacó que “hemos emprendido una política de medicamentos muy fuerte con las compras centralizadas del sector público que en Factor VIII nos permitió un ahorro del 80 por ciento”.

“Ahora comenzamos (compras centralizadas y licitaciones) con biológicos y oncológicos”, anunció coincidente con la licitación lanzada en la última semana por el Ministerio de Salud.

Rubinstein aseguró que algunos cambios demandan tiempo de negociaciones porque “enfrentamos fuertísimos grupos de intereses” en la compra de medicamentos y en la conformación de nueva agencia evaluadora de tecnologías sanitarias y medicamentos.

Gines González García a su vez afirmó que “hay una estampida de precios de los medicamentos que necesita una política de medicamentos porque está impactando muy fuerte en el gasto de bolsillo”.

“En el gasto en salud el más importante es el gasto en medicamentos, incluido en el gasto de bolsillo”, afirmó el ex ministro de Salud (2002-2007).

“(Los ministros) que me sucedieron le dieron mal trato a los genéricos”, aseguró y lamentó que se abandonara el programa REMEDIAR de distribución gratuita de medicamentos.

“Le escribí dos cartas al presidente (Mauricio Macri) sobre el programa Remediar y salud reproductiva”, de las que no obtuvo respuesta. González García aclaró que era la primera vez que mencionaba sendas cartas.

El ex ministro aseguró que la nueva política de PAMI para la adquisición de medicamentos “es muy buena pero no alcanza” y comparó que IOMA “consiguió mejores precios, porque tiene precios de referencia”.

González García se quejó que “el gobierno redujo los presupuestos de salud todos los años y ahora acude al FMI que pondrá los límites que siempre quiso”.

El panel se completó con el economista Oscar Cetrángolo y los tres expositores coincidieron que el sistema de salud de Argentina “está segmentado y con poca interacción y “a su vez fragmentado hacia el interior”, precisó Rubinstein.

“Hay una cobertura universal nominal, pero se necesita una efectiva con estándares de calidad y cobertura financiera y esto no está asegurado para todos”, afirmó el actual ministro.

En ese sentido se instaló un debate con el público sobre la disparidad entre “provincias más pobres y más ricas como Formosa y Córdoba” o entre la Ciudad de Buenos Aires con un presupuesto de salud anual de 140 millones de pesos y La Matanza, el populoso distrito del conurbano con un presupuesto sanitario de 4 mil millones.

“Adolfo (Rubinstein) se encontró con un camino mal transitado y muy roto”, afirmó González García deslindando la responsabilidad del actual funcionario de las críticas que suele descargar sobre las políticas de salud del macrismo y con eje en la gestión del ex ministro Jorge Lemus.

“Hubo un retroceso importante en los primeros años de este gobierno”, insistió González García y mencionó el desmantelamiento del programa “Médicos comunitarios”.

Rubinstein rescató la primera etapa de ese programa del que fue partícipe pero aseguró que se había degradado en los últimos años al ser bastardeado con el “clientelismo político”.

Cetrángolo, Profesor Titular de Finanzas Públicas de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA e investigador del Instituto Interdisciplinario de Economía Política, desató la polémica cuando afirmó que “despilfarramos 20 puntos del PBI entre 2004 y 2015 en un sistema de salud de porquería y en un sistema educativo que no sirve para nada”.

Después y ante la reacción de algunos participantes, se desdijo del calificativo de porquería, ratificó su opinión sobre el despilfarro y lamentó que “que un economista de derecha (en referencia personal) haga los reclamos de equidad”.

Cetrángolo comparó que pocos países lograron la cobertura universal de salud, mencionando a Uruguay como “el ejemplo más potable”, Costa Rica “hace mucho tiempo” y Chile, aunque “muy fragmentado, pero lo hicieron bien”.

“Argentina es el único país que va al revés del resto porque gasta 10 puntos del PBI en un sistema mal regulado y sin mejoras”, completó.

Fuente: PharmaBaires


Suscripción

  1. requerido
  2. requerido
  3. (ingrese email valido)
 

En Facebook

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

En Twitter

Buscador de Noticias