Competencia por los inhaladores: La carrera farmacéutica por dispositivos inteligentes

Competencia por los inhaladores: La carrera farmacéutica por dispositivos inteligentes

Actualmente, los laboratorios fabricantes compiten por el desarrollo de una nueva generación de dispositivos inteligentes, para el combate de males relacionados a los pulmones y al asma.

inhalador asma

Los fabricantes de inhaladores para tratar el asma y la enfermedad pulmonar crónica están compitiendo para desarrollar una nueva generación de dispositivos inteligentes con sensores para monitorear si los pacientes están utilizando sus inhaladores correctamente.

Ligado de forma inalámbrica a la nube, los aparatos son parte de una “Internet de las cosas” médica, que promete mejorar la adherencia, o el uso correcto de la medicación, y mejores resultados de salud. También pueden ser la clave para la utilidad de las empresas, en una era de competencia cada vez más dura.

Las farmacéuticas creen que dar a los pacientes y los médicos la posibilidad de comprobar el uso de inhaladores de esta manera, podría ser de gran ayuda para demostrar el valor de sus medicamentos para los gobiernos y las compañías de seguros, a pesar de que tienen que caminar con cuidado en ralción a la privacidad de datos.

GlaxoSmithKline, AstraZeneca y Novartis están persiguiendo la oportunidad, a través de acuerdos con empresas de dispositivos, incluyendo a la norteamericana Propeller Health y a la australiana Adherium , así como los jugadores de tecnología como Qualcomm.

Durante el último medio siglo, los inhaladores han revolucionado la atención mediante la entrega de medicamentos directamente en los pulmones y evitando los graves efectos secundarios observados con los fármacos orales mayores. Pero conseguir que los pacientes tomen sus medicamentos correctamente sigue siendo un reto.

“La técnica es fundamental. Es posible que tenga la droga más exitosa del mundo en un inhalador, pero si los pacientes no lo usan adecuadamente, no recibirá los beneficios”, dijo Omar Usmani, un médico consultor en el Imperial College de Londres.

Con el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) afectando a unos 500 millones de personas en todo el mundo, la oportunidad es grande, y reduciendo los graves ataques, mejornado la adherencia, podría ahorrar US$ 19 millones al año en costos de salud en Estados Unidos, estimaron los analistas de Goldman Sachs en un informe del año pasado .

Usmani prevé un futuro de inhaladores de alta tecnología que no sólo registran las dosis, pero también utilizan sensores giroscópicos y acústicos para comprobar el flujo de la medicina, mientras monitorean el entorno de alérgenos como el polen. Todo los datos pueden ser alimentados a servidores remotos conocidos como la nube.

Es una idea que las grandes compañías farmacéuticas han abrazado con entusiasmo, en el conocimiento que necesitan para encontrar nuevas maneras de vender sus productos como genéricos baratos socavando las marcas establecidas desde hace tiempo.

Se espera que las primeras copias genéricas de Advair de GSK, el mayor inhalador del mundo, con ventas mundiales en cerca de US$ 6.000 millones en el 2015, alcancen el mercado de EE.UU. el próximo año.

“Es una carrera a la línea de salida,” señaló el CEO de Propeller, David Van Sickle a Reuters, describiendo las maniobras corrientes entre las principales empresas farmacéuticas.

“Hoy en día, no hay una compañía farmacéutica respiratoria importante, que no tenga un programa para agregar conectividad a sus medicamentos inhalados.”

SIGUIENTE NIVEL

El campo se encuentra ahora en un punto de inflexión. Algunos inhaladores con sensores de tipo clip ya están siendo suministrados a los pacientes, pero la industria de la droga está a punto de llevar las cosas al siguiente nivel.

El próximo mes, AstraZeneca iniciará un ensayo clínico en Estados Unidos, con un año de duración, diseñado para mejorar la adherencia a la terapia a largo plazo en cerca de 400 pacientes con EPOC que usan el inhalador inteligente de Adherium.

Si funciona como se esperaba, podría tener el mismo impacto en la mejora de los resultados clínicos como un nuevo medicamento, según Martin Olovsson, jefe de la inhalación respiratoria de AstraZeneca.

“Muchos pacientes con EPOC y asma están haciendo mal uso de sus medicamentos, por diversas razones – se olvidan de tomarlas o no entienden cómo tomar correctamente – y el resultado es menor que los resultados óptimos”, dijo. “Esto ofrece la oportunidad de cambiarlo dramáticamente”, agregó.

El año pasado, un estudio más pequeño publicado en la revista The Lancet Respiratoy Medicine evidenció que el Adherium aumenta la adherencia a la medicación preventiva a 84% desde el 30% en los niños de Nueva Zelanda con asma.

Ahora, con los estudios más grandes, las compañías farmacéuticas planean cavar más profundo.

“Todavía hay mucho trabajo por hacer para entender qué tipo de pacientes se beneficiarán más”, dijo Raj Sharma, director del sistemas de ciencia y de administración respiratoria de GSK, que también está planeando ensayos clínicos.

GSK, el líder mundial mundial de sistemas respiratorios del mercado, desde el lanzamiento del inhalador de Ventolin en 1969, firmó un acuerdo en diciembre pasado con Propeller, para desarrollar un sensor personalizado para su próxima generación del inhalador Ellipta.

Mientras que los inhaladores inteligentes actuales utilizan un dispositivo de pinza para enviar datos, Novartis, trabajando con Qualcomm, pretende ir un paso más allá al desarrollar el primer inhalador con un sensor integrado, que pretende poner en marcha en el 2019.

Los fabricantes de medicamentos genéricos también se están moviendo en el espacio, con la británica Vectura, una de las compañías detrás del genérico Advair, firmando un acuerdo con Propeller en mayo y con la adquisición del inhalador inteligente Teva, de la empresa Gecko Health el año pasado.

Los sensores añadidos actuales tienen un costo de producción entre US$ 10 y US$ 30 y duran hasta dos años, según Van Sickle, pero la industria farmacéutica tiene previsto incluirlos en los acuerdos alcanzados con los proveedores de atención médica con la promesa de un ahorro total debido al menor número de hospitalizaciones.

Usmani cree que demostrar la relación costo-eficacia de un dispositivo conectado, es el principal desafío para los inhaladores inteligentes, tranquilizando a los pacientes de que sus registros médicos están seguros.

La investigación realizada por Usmani y sus colegas sugiere que los pacientes más jóvenes, familiarizados con la banca en línea y aplicaciones digitales, están ampliamente dispuestos a participar, pero los pacientes de edad avanzada son más prudentes.

Fuentes: Cluster Salud | Reuters


Suscripción

  1. requerido
  2. requerido
  3. (ingrese email valido)
 

En Facebook

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

En Twitter

Buscador de Noticias