Pronunciada caída de la industria farmacéutica argentina

Pronunciada caída de la industria farmacéutica argentina

La actividad de la industria farmacéutica, medida año a año, sufrió un retroceso de 7,7 por ciento en junio en relación a igual mes del año pasado y acumuló un índice negativo de 7,5 por ciento en el semestre comparado con igual período del  2017, precisó el Estimador Mensual Industrial (EMI) que difunde el INDEC.

La industria farmacéutica ya había experimentado un retroceso del 6,6 por ciento en mayo comparado con igual mes del año anterior y del 7,5 por ciento en el acumulado del período.

En la secuencia negativa, el EMI del INDEC ya había registrado para la industria farmacéutica una caída de 4,8 por ciento mensual y 8,6 por ciento acumulado, en marzo pasado.

Aún más grave,  en febrero  había experimentado una estrepitosa caída del 14,6 mensual y 10,5 por ciento en el acumulado, que en ese momento fue adjudicado a cuestiones coyunturales y a la paralización de plantas durante el verano.

En enero pasado,  el año comenzó con una caída del 7 por ciento para la industria farmacéutica, que en diciembre había completado un ciclo anual negativo de 6,3 por ciento.

El EMI de junio arrojó una caída del 8,1 por ciento promedio con relación a igual mes del año pasado, o sea que la industria farmacéutica estuvo por debajo de esa línea de flotación negativa.

El total del bloque de medicamentos, productos químicos, caucho y plásticos  sufrió  un retroceso de 10 por ciento promedio en junio con una caída máxima de 41,2 por ciento en la producción de agroquímicos y 20,9 por ciento en la comparación interanual.

Las automotrices retrocedieron 11,8 por ciento en la actividad industrial de junio y la metalmecánica el 10,8 por ciento en junio con relación al igual mes de 2018.

Con referencia a la encuesta cualitativa industrial, que mide expectativas de las firmas, se consultó acerca de las previsiones que tienen para el tercer trimestre de 2018 respecto a igual período de 2017.

Los principales resultados son:

Respecto a la demanda interna, 45,8% de las empresas anticipa una baja para el tercer trimestre de 2018 respecto al tercer trimestre de 2017; 41,2% prevé un ritmo estable; 13,0% espera un aumento.

Entre las firmas exportadoras, el 49,0% no anticipa cambios en sus exportaciones totales para el tercer trimestre de 2018 respecto a igual trimestre de 2017; 33,3% espera una suba; 17,7% vislumbra una disminución.

Con relación a las exportaciones realizadas exclusivamente a países del Mercosur, 62,8% no advierte cambios en sus ventas para el tercer trimestre de 2018 respecto a igual período de 2017; 19,8% anticipa una suba; 17,4% vislumbra una baja.

El 55,8% de las firmas anticipa un ritmo estable en sus importaciones de insumos; 17,1% vislumbra un crecimiento; 27,1% prevé una baja.

Consultados especialmente respecto a las importaciones de insumos de países del Mercosur, 60,3% no advierte cambios para el tercer trimestre de 2018 respecto a igual período de 2017; 24,2% prevé una disminución; 15,5% anticipa una suba.

El 54,1% de las empresas no espera cambios en los stocks de productos terminados; 24,5% anticipa una suba; 21,4% espera una disminución.

El 70,4% de las empresas no espera cambios en la dotación de personal durante el tercer trimestre de 2018 respecto a igual período de 2017; 21,0% anticipa una disminución; 8,6% prevé un aumento.

Respecto a la cantidad de horas trabajadas del personal afectado al proceso productivo, 63,4% de las empresas no anticipa cambios; 27,1% anticipa una caída; 9,5% prevé un aumento.

El 58,5% de las empresas no anticipa cambios en la utilización de la capacidad instalada durante el tercer trimestre de 2018; 27,8% prevé una baja; 13,7% vislumbra una suba.

Demanda interna El 45,8% de las empresas anticipa una baja para el tercer trimestre de 2018 respecto al mismo período de 2017; 41,2% prevé un ritmo estable; 13,0% espera un aumento.

Exportaciones El 49,0% no anticipa cambios en sus exportaciones totales para el tercer trimestre de 2018; 33,3% espera una suba; 17,7% vislumbra una disminución.

Consultados exclusivamente respecto a las exportaciones destinadas a países del Mercosur, 62,8% no advierte cambios en sus ventas para el tercer trimestre de 2018 respecto del mismo trimestre del año anterior; 19,8% anticipa una suba; 17,4% vislumbra una baja.

Insumos importados El 55,8% de las firmas anticipa un ritmo estable en sus importaciones totales de insumos; 17,1% vislumbra un crecimiento; 27,1% prevé una baja.

Respecto a las importaciones de insumos de países del Mercosur, 60,3% no advierte cambios para el tercer trimestre de 2018 respecto a igual trimestre de 2017; 24,2% prevé una disminución; 15,5% anticipa una suba.

Stocks El 54,1% de las empresas no espera cambios en los stocks de productos terminados; 24,5% anticipa una suba; 21,4% espera una disminución. Utilización de la capacidad instalada El 58,5% de las empresas no anticipa cambios en la utilización de la capacidad instalada durante el tercer trimestre de 2018; 27,8% prevé una baja; 13,7% vislumbra una suba.

Necesidades de crédito El 49,5% de las empresas consultadas no espera cambios en sus necesidades crediticias para el tercer trimestre de 2018; 48,2% prevé un aumento; 2,3% anticipa una caída. Personal En el rubro dotación de personal, 70,4% de las empresas no espera cambios en la dotación de personal durante el tercer trimestre de 2018 respecto a igual trimestre de 2017; 21,0% anticipa una disminución; 8,6% prevé un aumento.

Respecto a la cantidad de horas trabajadas del personal afectado al proceso productivo, 63,4% de las empresas no anticipa cambios; 27,1% anticipa una caída; 9,5% prevé un aumento.

El informe EMI completo es el siguiente: https://www.indec.gov.ar/uploads/informesdeprensa/emi_08_18.pdf

Fuente: Pharmabaires

La industria farmacéutica argentina aumentó 28,7% su facturación en el último trimestre de 2017

La facturación de la industria farmacéutica argentina creció 28,7 por ciento durante el tercer trimestre de 2017 comparado con igual trimestre del año pasado y acumuló un incremento  en pesos de 28,4 por ciento entre enero y septiembre, informó el INDEC.

Las exportaciones de los medicamentos de producción nacional registraron un incremento en la facturación del 27,1 por ciento interanual, precisó el informe del INDEC sobre el tercer trimestre.
Pero, al mismo tiempo, la reventa de medicamentos importados se incrementó 30,3 por ciento en el tercer trimestre de este año y en el acumulado interanual de enero a septiembre alcanzó al 33,4 por ciento.

En la facturación de los medicamentos de producción nacional se observó en las ventas al mercado interno un incremento de 28,2 por ciento interanual.

El INDEC en su informe sectorial detalló que en la facturación de producción nacional se observó que 91,2% corresponde a ventas al mercado interno, mientras que 8,8% correspondió a ventas al mercado externo.
La variación internacional del 28,7 por ciento surge por los aumentos de 28,1 por ciento en la facturación de los medicamentos producción nacional y de 30,3 por ciento de la reventa de medicamentos importados en el mercado interno.

La facturación total de la industria farmacéutica durante el tercer trimestre fue de 25.904,4 millones de pesos y de esa suma las ventas de medicamentos de producción nacional representó el 72,1 por ciento, mientras que el 27,9 por ciento surge de la reventa local de medicamentos importados.

La facturación del tercer trimestre de 2016 había sido de 20.129,8 millones de pesos de los cuales 14.574,6 millones correspondieron a la venta de medicamentos de producción local y 5.555,1 millones a la reventa de importados.

En el tercer trimestre de este año, de los 25.904,4 millones de facturación local, 18.668 millones correspondieron a la facturación de medicamentos de producción local y 7.236,4 millones a la reventa de importados.

En cuanto a las exportaciones, durante el tercer trimestre de este año fueron por 1.648,7 millones, mientras que en igual período del año pasado alcanzaron a 1.297,1 millones, con un crecimiento de 27,1 por ciento.

En el acumulado al tercer trimestre de 2017 el aumento en la facturación total de la industria farmacéutica es de 28,4% respecto a igual período de 2016, como consecuencia del incremento registrado en la facturación de producción nacional (26,6%) y en la reventa local de importados (33,4%).

En la facturación de producción nacional se observa, en las ventas al mercado interno, un incremento de 27,7% y de 16,1% en las exportaciones, en el acumulado entre enero y septiembre de este año.

En el tercer trimestre de 2017, los medicamentos de mayor facturación fueron los medicamentos antineoplásicos e inmunomoduladores, con 4.240,9 millones de pesos (representaron 16,4% del total facturado); seguidos por los medicamentos que actúan sobre el aparato digestivo y metabolismo, con 4.011,9 millones de pesos (15,5%); los que actúan sobre el aparato cardiovascular, con 3.098,4 millones de pesos (12,0%); y los que actúan sobre el sistema nervioso, con 3.064,5 millones de pesos (11,8%).

En la facturación de producción nacional al mercado interno, los grupos que presentaron las facturaciones más significativas fueron los que actúan sobre del aparato digestivo y metabolismo, aparato cardiovascular y los medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso.

Del total de exportaciones, los grupos anatómicos que presentaron las facturaciones más significativas fueron los medicamentos que actúan sobre el aparato genitourinario y hormonas sexuales, la sangre y órganos hematopoyéticos y sobre el aparato digestivo y metabolismo.
Con relación a la reventa local de medicamentos importados, se destaca el grupo anatómico correspondiente a antineoplásicos e inmunomoduladores, seguido por los antiinfecciosos y los del aparato digestivo y metabolismo.

El informe completo del INDEC es el siguiente:

Industria farmacéutica en la Argentina. Tercer trimestre 2017: https://www.indec.gob.ar/uploads/informesdeprensa/farm_12_17.pdf

Fuente: Pharmabaires

La Industria cede ante el PAMI para poder cobrar la deuda

Luego de los tironeos por la deuda, la industria cedió y el PAMI pagará. Pero el PAMI hizo una quita de mil millones de pesos en la deuda que estaba pendiente. Además, el instituto de los jubilados no pagará más de 1.800 millones mensuales, aunque las presentaciones por los medicamentos dispensados en las farmacias ascienden a 2.300 millones mensuales: la industria dice que el acuerdo es “ruinoso” para los proveedores de medicamentos del PAMI.

cinchada

La industria finalmente consiguió que el PAMI se comprometa a cancelar en cuatro cuotas la deuda reclamada. Pero con una quita de mil millones de pesos. Además el presidente del Instituto, Carlos Regazzoni, se plantó y a partir de ahora pagará 1.800 millones mensuales por el convenio aunque entregue medicamentos por 2.300 millones. También debió aceptar el congelamiento de precios a pedido del gobierno.

La deuda reclamada por la industria era de 6.025.048.782,70 pesos, una cifra a la se arribó luego de contrastar créditos y débitos reprocesados y finalmente sometidos a la denominada Comisión de Seguimiento.El PAMI aceptó pagar pero 5 mil millones y ni un centavo más en cuatro cuotas previstas para el 31 de julio, el 20 de agosto, el 20 de septiembre y el 20 de octubre.A cambio de la aceptación, la industria debe “renunciar a toda acción” ulterior y a reclamar eventuales “intereses punitorios”.

La industria en el documento rubricado la semana pasada, dejó “constancia que no consiente ninguno de los débitos emanados del Instituto”. Igualmente la posibilidad de litigar se agota en la firma del acuerdo.

La otra incógnita es cómo funcionará el convenio hasta diciembre, pues existen muchas dudas entre los laboratorios que deberán seguir entregando medicamentos por 2 mil o 2.300 millones de pesos mensuales, y cobrarán 1.800 millones de pesos.

Voceros de la industria admitieron que “todavía” no se discutió hacia adentro como se repartirán los 1.800 millones de pesos ya que el nuevo acuerdo implica una nueva quita del 28 por ciento.

“Es un acuerdo ruinoso para la industria”, admitieron algunos voceros. Otros fueron más gráficos y apelaron a una parte de la anatomía humana matratada y abusada, para explicar lo que debieron aceptar para seguir adelante.

En el acuerdo establece que “el Objetivo Presupuestario se imputará de la siguiente forma: el sesenta y seis por ciento (66%) al pago del segmento Ambulatorio –incluyendo los subsegmentos Clozapinas y Antidiabéticos Orales y excluyendo los subsegmentos Insulinas y Tiras Reactivas- y el treinta y cuatro por ciento (34%) al pago del segmento Oncología y Tratamientos Especiales que, a los efectos del presente numeral, estará comprendido por los siguientes subsegmentos: Oncología y Tratamientos Especiales, Transplantes, PAMI Auditoría 100%*, Factores de Coagulación, Hemofilia, Talidomida, EPO, Insulinas y Tiras Reactivas”.

“En caso de que las liquidaciones por medicamentos dispensados en cualquiera de los meses de julio a diciembre de 2016 del segmento Oncología y Tratamientos Especiales fuera superior al treinta y cuatro por ciento (34%) del Objetivo Presupuestario de ese mes, el Instituto pagará, en dicho período, una suma adicional por los productos efectivamente dispensados y al precio y descuentos vigentes de hasta PESOS SETENTA MILLONES ($ 70.000.000) como tope indicativo mensual. Este tope podrá ampliarse pero el Instituto no pagará más de PESOS CUATROCIENTOS VEINTE MILLONES ($ 420.000.000) durante el período julio a diciembre 2016”, señala el acuerdo.

El Instituto “en ningún caso reconocerá para los supuestos previstos en el segmento Oncología y Tratamientos Especiales un incremento de precios superior al dos por ciento (2 %) calculados a partir del mes de julio respecto del mes inmediato anterior”.

La Industria “ratifica su compromiso de colaboración con aquellas acciones necesarias a los efectos de lograr las metas de gestión y adecuada prestación del Convenio Pami-Industria”. Por tal motivo, “la Industria se compromete a implementar todas las medidas que el Instituto razonablemente le requiera”.

“La Industria manifiesta y el Instituto reconoce que la falta de pago de sus obligaciones emergentes del Convenio Pami – Industria inciden también en las farmacias. En virtud de ello, el Instituto se obliga a realizar los pagos en tiempo y forma conforme al cronograma establecido en la Cláusula Séptima”, completa el documento.

También avanza pero con interrogantes el programa de “Precios Cuidados” para los medicamentos que las cámaras están negociando con el subsecretario de Comercio Interior, Javier Tizado, que continuarán esta semana, luego de superar la zona de turbulencias que se originó entre los laboratorios y los farmacéuticos.

Las cámaras advirtieron a Tizado que el precio de dispensa es fijado por las 12 mil farmacias existentes en el país. Sólo pueden garantizar el precio de salida de laboratorio y “publicar el precio de venta al público sugerido”.

La Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) respondió en un comunicado que “las farmacias no participan de la discusión en la formación de precios, que hasta ahora sólo han sido acordados entre los laboratorios y la Secretaría de Comercio”.

“Las farmacias somos el eslabón más débil de la cadena de comercialización de los medicamentos en la Argentina y venimos soportando la caída de nuestra economía en pos del sostenimiento del sistema y la accesibilidad de los pacientes a los medicamentos, respetando cada precio publicado por los laboratorios fabricantes de los productos”, aseveró el comunicado.

A su vez los voceros del Ministerio de Producción fueron más tajantes en declaraciones al diario La Nación: “Los laboratorios son formadores de precios. No vamos a aceptar que sólo se comprometan con un precio sugerido porque dicen que no pueden controlar el precio en farmacias. No tenemos apuro. Queremos un compromiso firme de la industria, no algo light”, afirmaron.

Ahora queda por resolver con Tizado la lista de medicamentos que serán incluidos en el “Convenio de Compromiso de Precio de Venta al Público de Medicamentos” o “Precios cuidados”. Un trabajo arduo para que la carga del congelamiento hasta fin de año resulte lo más parejo posible entre los laboratorios.

Fuente: Pharmabaires


PAMI y la industria alcanzaron un acuerdo por deuda y futuros pagos  

Una acuerdo entre el PAMI y la industria farmacéutica -que son las partes firmantes del convenio para la provisión de medicamentos por PAMI- permitirá seguir adelante con las prestaciones a los jubilados, y las farmacias cobrarán lo que se les adeuda.

Comunicado-Oficial-PAMI-011

En la tarde noche de ayer viernes el PAMI y la Industria Farmacéutica alcanzaron un acuerdo, luego de largas y complejas negociaciones, para establecer el cobro de la deuda vigente en materia de prestaciones farmacéuticas, así como el aporte adicional que realizará la Industria al convenio PAMI (que hoy administra) de manera de asegurar el pago en tiempo y forma de las prestaciones de ahora en adelante.

Ya con el acuerdo firmado, la próxima semana se llevarán a cabo una serie de encuentros a fin de establecer en concreto la forma y plazos en que las farmacias cobrarán lo que se les adeuda por los diferentes segmentos.

“El cumplimiento de este acuerdo, que no representa ningún aporte adicional para las farmacias, permitirá volver a hacer sustentable el convenio para todo el universo de farmacias prestadoras del país y significa también un logro para la estrategia de negociación creíble, coherente, sostenida y firme que la COFA y sus colegios llevaron adelante en los últimos seis meses ante las autoridades del Instituto y de la industria”, subraya el comunicado de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA).

 Se esperan, entonces, las definiciones en cuanto al cronograma completo del pago de la deuda, que se informará la semana entrante.

Fuente: COFA


La industria farmacéutica argentina afectada por importación de medicamentos, patentes y PAMI

 Diversas iniciativas del gobierno pusieron en alerta a la industria nacional de medicamentos.

laboratorios nacionales
En Argentina los laboratorios nacionales
tienen el 62% del mercado.

Una licitación de medicamentos del Ministerio de Salud ha desatado un conflicto con la industria farmacéutica sin precedentes desde el retorno de la democracia. Además hay inquietud y pronósticos sombríos por los cambios en el INPI. Y la situación con el PAMI sigue en terreno ríspido al punto que las cámaras han decidido autoconvocarse y volver a negociar en bloque.

El conflicto se origina en la Licitación Pública Internacional 4/2016, que elimina el “compre nacional” y habilita a cualquier laboratorio de cualquier país, a presentarse a la licitación.

“No se otorgará un margen de preferencia a los bienes fabricados en el país del Comprador”, señala el pliego de la licitación de alrededor de 124 páginas.

Tampoco exige un certificado expedido por la ANMAT ya que alcanza la “Constancia expedida por autoridad sanitaria competente del país de fabricación indicando la no existencia de sanciones con respecto al producto ofertado, que se le hubiesen aplicado en los últimos doce (12) meses anteriores a la fecha de apertura de la licitación”.

CILFA, Cooperala y la UIA presentaron recursos administrativos impugnando la licitación e incluso CAEME – que representa a las multinacionales que supuestamente podrían beneficiarse de la eliminación del Compre Nacional- expresó su preocupación por la decisión del Ministerio de Salud de importar productos que no contarían con el registro de especialidades medicinales concedidos por ANMAT.

En una carta enviada al Ministerio de Salud, CAEME reclamó que el ingreso de esos productos “constituye una señal negativa quienes, más allá del origen de su capital, producen, invierten, generan empleo y pagan impuestos en el país”.

La Unión Industrial Argentina (UIA) decidió por “unanimidad” el envío de una carta al Ministro de Salud, Jorge Lemus,“adhiriendo al reclamo de CILFA en relación a la Licitación Pública Internacional 4/2016, que prescinde del cumplimiento de leyes nacionales de orden público, facultando a los oferentes a presentarse con certificados de registros de especialidades medicinales no concedidos por la ANMAT y vulnerando disposiciones de la ley de compre nacional. Todo ella genera un efecto negativo para el empleo y la inversión de calidad que impulsa la industria farmacéutica”.

La UIA envió copias de su carta al Jefe de Gabinete de Ministros y a los ministros de Hacienda y Finanzas, y de la Producción.

Los laboratorios nacionales agrupados en CILFA y Cooperala impugnaron la licitación y solicitaron su suspensión inmediata mediante los siguientes reclamos administrativos.

Reclamo administrativo impropio de CILFA y sus laboratorios asociados, presentado el jueves 23 de junio.
Adhesión al reclamo administrativo impropio de CILFA del laboratorio Roemmers, presentado el viernes 24 de junio.

Reclamo administrativo presentado por Cooperala el jueves 30 de junio en términos similares a los de CILFA.

El diputado nacional Héctor Daer, titular de ATSA e integrante del Frente Renovador, en un encendido discurso pronunciado durante la última sesión parlamentaria, amenazó con movilizar a los trabajadores de los laboratorios en defensa de la industria nacional (ver nota de FarmaPress con el discurso completo).

Por su parte, la senadora nacional  Silvina García Larraburu (FpV), expresó su preocupación por la medida del gobierno nacional de abrir la importación a los medicamentos importados en detrimento de la industria nacionaly presentó  un pedido de informes sobre la decisión de “debilitar” a los laboratorios nacionales en las licitaciones del Ministerio de Salud.

Precisamente, los voceros del Ministerio de Salud han insistido que la licitación internacional abierta a oferentes del exterior es para bajar los precios de  los medicamentos que el titular del PAMI, Carlos Regazzoni, aseguró que están más caros que en Europa.

El conflicto entre el Ministerio de Salud  y la industria farmacéutica no tiene precedentes cercanos y habría que remontarse a los albores del retorno de la democracia en 1984, cuando el presidente Raúl Alfonsín, y el ministro de Salud, Aldo Neri quisieron imponer controles de precios y cuestionaron los márgenes de rentabilidad de los laboratorios.

En esos días, la pelea fue intensa y hasta un embajador suizo fue a la Casa Rosada a quejarse del supuesto “maltrato” al laboratorio Roche, recordaron, oportunamente, los funcionarios que acompañaron a Aldo Neri.

La otra escala conflictiva fue la Ley de Patentes de los 90, pero en ese caso la pelea fue de los nacionales contra el ministro Domingo Cavallo y el Embajador estadounidense James Cheek.

También por patentes se avecina un conflicto, temen los laboratorios nacionales, desde la designación de Dámaso Pardo al frente del INPI.  El nuevo presidente es socio de la Asociación Argentina de Agentes de Propiedad Intelectual (AAAPI) que  a sólo 23 días de la asunción del nuevo gobierno fue a pedirle al ministro de Producción, Francisco Cabrera, la eliminación de las Guías de Patentabilidad.

Supuestamente, esas guías alejaron las inversiones y generaron una “crisis” en el INPI durante la gestión del ex presidente del organismo, Mario Aramburu, de quien el gobierno, en voz baja, dice que se negaba a conceder patentes solicitadas por las multinacionales. Aramburu, vale recordarlo, estuvo quince años en el cargo y la imputación merece otro debate.

En defensa de las Guías de Patentabilidad,  un reciente informe de PNUD titulado “Guidelines for the Examination of Patent Applications relating to Pharmaceuticals”, mencionó a Argentina como un modelo riguroso en la concesión de patentes.

En el documento se señala que “ha habido una creciente atención, particularmente en el área de la salud pública y la industria farmacéutica, a la necesidad de garantizar un equilibrio adecuado entre los intereses de los titulares de las patentes y los usuarios de tecnología (según  los requisitos de los artículos 7 y 8 del Acuerdo sobre los ADPIC). A este respecto, varios países (por ejemplo, Argentina, Ecuador, India y Filipinas) han adoptado una legislación o políticas de examinar las solicitudes de patentes relacionadas con productos farmacéuticos y los procesos de una manera que da cuenta de las consideraciones de salud pública”.
“El análisis de las reivindicaciones de patentes farmacéuticas ha demostrado que la correcta aplicación de las normas de patentabilidad puede evitar que la concesión de ‘mala calidad’ o patentes triviales, que, al impedir la entrada oportuna de la competencia genérica, puede dañar salud pública”, señaló el documento.

Y la disputa por el PAMI suma al clima tenso, espeso, irritable, que se percibe en la industria farmacéutica. Las tres cámaras del sector han decidido convocarse a partir de esta semana en una denominada “intercámaras”  para recorrer juntas la cuesta arriba que se avecina en la negociación con Regazzoni.

Fuente: Pharmabaires


Suscripción

  1. requerido
  2. requerido
  3. (ingrese email valido)
 

En Facebook

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

En Twitter

Buscador de Noticias