España: sancionan a un médico por recetar medicamentos caros

España: sancionan a un médico por recetar medicamentos caros

En su defensa el profesional alegó que no tiene por qué conocer los precios de lo que receta. Los límites de la libertad de prescripción.

Se dio a conocer la sanción a un médico en España por excederse en los valores de las recetas que prescribía, de acuerdo a lo acordado en las normativas para la sanidad pública. La sanción se la impuso en primer término la Conserjería de Sanidad de Galicia, y luego fue confirmada por la justicia.

El Juzgado consideró que el incumplimiento de los indicadores de prescripción farmacéutica, que se impusieron para racionalizar el gasto sanitario, es una falta grave. La sanción económica que se le impuso al médico fue el equivalente a un mes de sus honorarios.

La Administración de Galicia aprobó acuerdos de gestión con el fin de controlar la prescripción de medicamentos que realizan los médicos. Las indicaciones a cumplir eran, en el momento de la sanción al médico: el costo medio por receta debe ser menor a 13 euros. El porcentaje de prescripción de genéricos debe ser mayor al 41 por ciento. La prescripción de novedades terapéuticas debe ser menor al 1,5 por ciento. Estos acuerdo son firmados y aceptados expresamente por el médico.

El perfil de prescripción del médico sancionado en el periodo analizado fue en costo/recetas 17,68 euros (estándar 13 euros); en genéricos, 24,75 por ciento (estándar 41 por ciento); en alteraciones terapeúticas no eficientes, 43,5 por ciento (estándar 16 por ciento). También el médico se excedió al recetar novedades terapéuticas: 43,5 por ciento (el estándar a cumplir es 16 por ciento).

En su descargo, el médico argumentó que no cumple con los estándares que se le solicitan porque la prescripción de novedades terapéuticas está justificada, porque no tiene por qué saber el precio de los medicamentos ya que este es un problema entre los administradores de la sanidad y la industria, y que como médico tiene libertad de prescripción. 

Respecto a la libertad de prescripción en la sanidad pública, el fallo reconoce que es un derecho innegable del facultativo, pero no es absoluto y tienen sus límites. Esta libertad de prescripción es la que también alegaron las corporaciones que defendieron al médico durante este caso, con resultado negativo, ya que recayó sobre el médico la sanción avalada por la justicia.

En los informes periciales que solicitó el juzgado, se evaluó, como ejemplo, que no existen datos objetivos para concluir que la pitavastatina (ampliamente recetada por el médico sancionado) fuera más beneficiosa para la salud del enfermo que otras estatinas, como la atorvastatina, con menos complicaciones y menor gasto para el sistema público. El precio de la pitavastatina por receta, que el médico alegó desconocer, es de 31,39 euros mientras que el de la atorvastatina es de 9,38 euros.

La sentencia acusa al facultativo de no cumplir con sus obligaciones, entre otras, “ejercer la profesión con lealtad, eficacia y observancia de los principios deontológicos, científicos y éticos; cumplir con diligencia las instrucciones recibidas de sus superiores jerárquicos, y colaborar eficazmente en la consecución de los objetivos cuantitativos”.


Medicamentos: diputados avanzan en la prescripción por nombre genérico

El proyecto que elimina la opción de la marca comercial en la Ley de Prescripción de Medicamentos por su Nombre Genérico obtuvo el dictamen favorable de las comisiones de Salud y Defensa del Consumidor que sesionaron juntas y sin la presencia de los legisladores de Cambiemos. Ahora y por primera vez en años, el proyecto está en condiciones de ser tratado en el recinto, aunque el oficialismo anticipó su rechazo.

Diputadas Carolina Gaillard y Liliana Shwindt

Las comisiones de Salud presidida por Carolina Gaillard (FPV) y de Defensa del Consumidor  encabezada por la diputada Liliana Shwindt (FR), consiguieron sanción para el proyecto que en su versión original había presentado la legisladora Gloria Bidegain (FPV) en 2014 y que ese año también  había conseguido dictamen favorable en Salud, pero no así en Defensa del Consumidor.

“Es imprescindible garantizarle a la población el acceso a medicamentos más económicos, seguros y de calidad”, expresó Carolina Gaillard, en la apertura del plenario conjunto que duró cuatro horas y sirvió para que expusieran diputados,  farmacéuticos, académicos, médicos y algunos voceros de la  industria.

La industria, precisamente, estuvo representada solo por Cooperala, ya que CILFA y CAEME declinaron el debate. También participó la cámara de de medicamentos genéricos, CAPGEN, obviamente para defender el proyecto.

Gaillard anunció que habrá otras dos reuniones convocadas por la comisión de Salud para analizar el mercado farmacéutico argentino y el precio de los medicamentos.

La audiencia pública por el precio de los medicamentos convocada en conjunto con las comisiones de Salud, Comercio y Defensa del Consumidor, será el 25 de abril.

Durante el debate hubo algunos cruces dialécticos interesantes que levantaron el nivel profesional y académico del debate. Especialmente entre el presidente de Cooperala,  Hugo Caivano,  y Constantino Touloupas,  médico farmacológico de la Universidad de  La Plata y entre Caivano y los farmacéuticos del Colegio de Capital Federal, como así también entre Touloupas  y Mario Domínguez, del Laboratorio de biotecnología que lleva su nombre.

El debate se tensionó cuando  Domínguez afirmó que “había que levantar la alfombra y ver que hay debajo”, mencionando la “confusión entre originales, similares de marca y genéricos intercambiables”.

“El 70 por ciento de los medicamentos que hay en el mercado no han demostrado ser eficaces ni seguros”, aseguró Domínguez, aclarando que no solo hablaba solo de genéricos sino también de medicamentos de marca.

Caivano aclaró que los exámenes de bioequivalencia fundamentales para aplicar una política basada en medicamentos genéricos provocaría “un aumento de costos  y de precios”, además de que “no hay en Argentina centros de bioequivalencia en cantidad y calidad”.

“La ANMAT acepta la bioequivalencia de la India sobre la que no tiene control”, advirtió Caivano. Y que la prescripción por genéricos demandará “más farmacéuticos en las farmacias y menos empleados de farmacia”.

También  afirmó que existe “cierta fantasía sobre el precio de los genéricos y el PAMI”.

Rubén Sajem, Presidente Sección de Farmacéuticos del Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de CABA, sostuvo que “el paciente tiene derecho a elegir sus medicamentos. Esta no es una pelea con la industria, sino que es una modificación que revaloriza la profesión de los farmacéuticos y de los médicos. Debemos procurar que las recetas sean un instrumento científico y no un instrumento comercial”.

Claudio Ucchino, Director del Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de CABA, agregó que “esta ley es superadora, y hay que dejar las mezquindades de lado.  Hay pacientes que no pueden acceder a los medicamentos y quedan fuera del sistema. Existen diferencias de precios entre laboratorios y nosotros tenemos la capacidad y la formación para acompañar al paciente a la hora de adquirir sus medicamentos”.

Los farmacéuticos dieron datos precisos acerca de que el mercado de genéricos en Estados Unidos es del 68 por ciento, el Reino Unido del 78 por ciento y en España del 54 por ciento.

En cambio, en  Argentina un estudio de la COFA reveló que entre el 2010 -2014 los genéricos solo ocupan el 4% del total del mercado en unidades, completó.

Constantino Touloupas, médico especialista en Farmacología Clínica agregó que “las modificaciones que se proponen son pertinentes, legales y no alteran ni el rol del médico ni el del farmacéutico. El paciente será un sujeto activo con capacidad para elegir”.

“Argentina no tiene genéricos y es mejor así porque puede ocurrir como en España que se los usó para oligopolizar el mercado”, advirtió Touloupas.

José Charreau, miembro de la conducción nacional de la AAPM, (visitadores médicos) sostuvo que la cuestión de fondo en el mercado farmacéutico argentino no son los medicamentos genéricos, los similares o los originales, sino la carencia de regulaciones de precios y de la publicidad engañosa.

“Los genéricos no existen en Argentina porque en definitiva todos venden genéricos de marca: Roemmers, Elea, Gador…que compran la misma materia prima en  India y que llega en barriles”,  enfatizó Charreau.

Los representantes de CAPGEN denunciaron a su vez que “estamos excluidos del PAMI” y el Ministerio de Salud debería ser  “más activo en este tema” porque “los concursos públicos evidencian las diferencias de precios”.

Raúl De los Santos, vicepresidente de la Academia Nacional de Medicina, también aportó una visión crítica y pidió “reflexionar sobre los cambios en la ley”, remarcando que se expresaba como “la voz del paciente”.

“¡Cuidado a la restricción absoluta!, que el paciente no tenga que peregrinar entre el médico y la farmacia con un receta en la mano. Que ninguna medida se vuelva contra el  paciente”, pidió el representante de la Academia Nacional de Medicina.

El derrotero del proyecto en Diputados es incierto ya que el legislador Sergio Wisky (PRO), vocal de la comisión de Salud, anticipó que presentó un dictamen en rechazo al texto consensuado por la oposición  durante el plenario de comisiones.

Wisky analizó que “seria redundante hacer esta reforma porque ya está contemplado en el artículo 7 de la ley de genéricos aprobado en el 2002”.

Fuente: Pharmabaires


Farmacéuticos piden “que los médicos prescriban, y los farmacéuticos dispensen”

En un duro comunicado, el COFyBCF definió su postura acerca de la prescripción por nombre genérico y salió al cruce del comunicado de una entidad médica.

farmaceutico-dispensa

El Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal (COFyBCF) destacó la importancia de la tarea del farmacéutico en la dispensación de medicamentos, y apoyó la prescripción de medicamentos por nombre genérico “para que los pacientes no sean víctimas de abusos comerciales y puedan elegir libremente los medicamentos consultando al farmacéutico las distintas opciones del fármaco prescripto en la receta, evitando que sean inducidos a adquirir una marca en particular, cuando no haya fundamentos que lo avalen.”

Días atrás, un comunicado entregado a la prensa por la Academia Nacional de Medicina consideraba que la prescripción por nombre genérico “obstaculizaba” la labor del médico. En el confuso comunicado, esta entidad que representa el pensamiento médico conservador desmerecía la actuación de los farmacéuticos, pretendiendo -contra normativas legales vigentes- que el médico intervenga tanto en la prescripción como en la dispensa de medicamentos. (Ver nota aquí)

Ahora, los farmacéuticos piden a las entidades médicas que en sus posturas se atengan a criterios “científicos y profesionales”.

El comunicado del COFyBCF:

El médico prescribe, el farmacéutico dispensa

La postura del COFyBCF acerca de la prescripción de medicamentos por nombre genérico

Se ha presentado un Proyecto de Ley, actualmente en debate en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, que propone modificaciones a la ley 25.649, referida a la prescripción de medicamentos por su nombre genérico. El objetivo de la modificación propuesta es evitar que en las recetas se recomienden marcas comerciales de medicamentos.

En el contexto de esta discusión, hemos advertido que algunas entidades médicas pretenden imponer su propio criterio, e intervenir en actividades que son propias del ejercicio profesional farmacéutico, como es el caso de la dispensación, aún manifestándose en contra de expresas normativas legales.

Debemos recordar que la dispensa de medicamentos, cualquiera sea su condición de expendio, sólo puede ser efectuada en todo el territorio de la Nación en farmacias habilitadas, bajo supervisión exclusiva del profesional farmacéutico.

La dispensa es el acto profesional farmacéutico en el cual se proporciona un medicamento, ante la receta elaborada por un profesional autorizado. En este acto, el farmacéutico informa y orienta al paciente acerca del uso adecuado del medicamento.

También según la normativa en vigencia, el profesional farmacéutico, para una debida dispensa de los medicamentos, debe asesorar y facilitar al paciente la información que se le requiera sobre todas las especialidades medicinales que contengan el mismo principio activo o combinación de ellos y sus distintos precios.

Se debe procurar que los pacientes no sean víctimas de abusos comerciales, y puedan elegir libremente los medicamentos consultando a su farmacéutico las distintas opciones del fármaco prescripto en la receta, evitando que sean inducidos a adquirir una marca en particular, cuando no haya fundamentos que lo avalen.

Nuestro Colegio defenderá la independencia de criterio de los farmacéuticos y su actuación en base a fundamentos científicos y profesionales, como también deberían procurar hacerlo otras entidades en relación a la práctica profesional de la medicina.

SECCIÓN DE FARMACÉUTICOS – Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal

Fuente: COFyBCF


Diputada Gaillard: los médicos no deben sugerir marcas comerciales de medicamentos

La diputada Carolina Gaillard, Presidenta de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados de la Nación, reafirmó la importancia de modificar la ley de prescripción por nombre genérico, para evitar que los médicos receten marcas comerciales y los pacientes puedan elegir libremente los medicamentos consultando a su farmacéutico.

 carolina gaillard 1
Diputada Carolina Gaillard

La Diputada Nacional y presidenta de la Comisión de Salud, Carolina Gaillard, reiteró la importancia de que se modifique la Ley 25.649 (de prescripción por nombre genérico), para que toda prescripción médica deba efectuarse en forma obligatoria expresando el nombre genérico, sin la posibilidad de sugerir la marca comercial del medicamento.

“Las marcas no aseguran mejor calidad, en Gran Bretaña y EE.UU. el 60 % de los medicamentos que se consumen son genéricos, y sus precios son un 40% más baratos que las marcas reconocidas”, manifestó.

En ese sentido señaló que el Estado tiene el deber de garantizar accesibilidad y calidad como política de salud. “La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología médica (ANMAT), controla y certifica la calidad todos los medicamentos que se venden en las farmacias y cumplen con los protocolos internacionales que avalan su producción”, explicó.

“Si la calidad está asegurada por la ANMAT, nosotros debemos legislar por el acceso a los medicamentos de calidad y menor costo, enmarcado en una política pública de Salud que lo garantice”, afirmó haciendo referencia al papel que deben jugar los legisladores en este asunto.

“Ratificamos la importancia de que se modifique la Ley 25.649, para que toda prescripción médica deba efectuarse en forma obligatoria expresando el nombre genérico del medicamento, sin la posibilidad de sugerir la marca comercial. Con esta propuesta de modificación intentamos promover que la ley se cumpla, para que los pacientes no sean víctimas de abusos comerciales y puedan elegir libremente los medicamentos consultando a su farmacéutico las distintas opciones de la droga prescripta por el médico, evitando que sea inducido a adquirir una en particular”, concluyó Gaillard.


Suscripción

  1. requerido
  2. requerido
  3. (ingrese email valido)
 

En Facebook

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

En Twitter

Buscador de Noticias