El sindicato ADEF, a favor de Farmacity

El sindicato ADEF, a favor de Farmacity

Se presentará en la audiencia pública ante la Corte Suprema para apoyar a la empresa. Se conocieron detalles de la presentación.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación dispuso que el próximo 7 de noviembre, a las 10 hs., se realice la audiencia pública por el expediente en el que la empresa Farmacity, vinculada al ex vicejefe de Gabinete Mario Quintana, solicita establecerse en la provincia de Buenos Aires modificando la ley sanitaria que rige en ese distrito.

En la oportunidad, bajo la figura de amicus curiae (amigos del tribunal), se presentarán voluntariamente personas y entidades que apoyan las pretensiones de alguna de las partes.

ADEF se presentará, a través de su secretario general Victor Carricarte, apoyando las pretensiones de la empresa Farmacity.

Los argumentos de ADEF

Uno de los argumentos expuestos en la presentación del sindicato de empleados de farmacia, es que la farmacia (que se describe como un establecimiento de “venta al público de remedios y otros productos de salud”), “excede” la tarea del profesional farmacéutico.

También, la presentación escrita del sindicato, ofrecida previamente a la audiencia donde se presentarán personalmente los expositores, niega que la megacadena haya tenido un efecto negativo en el modelo sanitario de farmacias de la Ciudad de Buenos Aires, distrito donde ya está instalada.

ADEF manifiesta explícitamente en su presentación que apoya a la “parte actora” (es decir, a Farmacity). El sindicato intenta justificar su postura sosteniendo que la empresa -que adjunta a la farmacia un polirrubro- genera empleos, si bien no se detiene a considerar que 9 de cada 10 de esos puestos de trabajo corresponden a empleados que no son farmacéuticos, y que sus tareas pueden estar relacionadas a la oferta de productos que no tienen que ver con la salud.

No obstante sus argumentaciones, y más allá de los importantes aspectos sanitarios en discusión, al sindicato le resultará difícil superar la contradicción de apoyar las pretensiones de un empresario como Mario Quintana, conocido partidario de la desregulación de la economía (aún en el ámbito laboral, ver nota aquí), que ha llegado a destacar como un hecho “positivo” la caída del salario real en Argentina (ver nota aquí).

Los otros amicus curiae

No obstante, las presentaciones a favor del modelo sanitario de farmacias (que son 44) superan ampliamente a las que favorecen a la empresa (que son solamente 6).

Entre los que apoyan a Farmacity hay solamente abogados y entidades ajenas al ámbito de la salud; en cambio, entre los numerosos amicus curiae que defienden el modelo sanitario de farmacias se encuentran colegios de farmacéuticos, sanitaristas, entidades profesionales  y otros actores sociales.

El listado completo de quienes apoyan a una y otra parte es el siguiente:

 

Amicus y expositores a favor de Farmacity

1. Marcelo Federico Celani – Economista (Universidad Torcuato Di Tella)

2. Sebastián Pablo Lopes Perera – Investigación de Mercado – Director de Marketing y Estadística

3. Héctor Víctor Gullco – Experto en derecho constitucional

4. Lucas Sebastián Grosman – Rector Universidad de San Andrés

5. Fermín Víctor Carricarte – Asociación de Empleados de Farmacia (ADEF)

6. Marcelo Capello – Abogado

 

Amicus a favor del modelo sanitario de farmacias 

1.  Asociación Usuarios y Consumidores Unidos   (UCU)

2. Federación Internacional de Farmacia (FIP)

3. Foro Farmacéutico de las Américas

4. Academia Nacional de Farmacia y Bioquímica

5. Asociacion Argentina de Medicamentos (Asamed)

6. Universidad Nacional de La Plata (UNLP)

7. Universidad ISALUD  –  Dr. Gines González García

8. Diputado provincial Lisandro Bonelli

9. Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires

10. Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires

11. Colegio de Abogados de la Provincia de Buenos Aires

12. Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA)

13. Asociacion de Abogados de CABA (AABA)

14. Colegio de Ingenieros Provincia De Buenos Aires

15. Colegio Superior de Médicos Provincia de Buenos Aires

16. Colegio Superior de Odontólogos Provincia de Buenos Aires

17. Colegio de Fonoaudiólogos Provincia de Buenos Aires

18. Colegio de Arquitectos Provincia de Buenos Aires

19. Colegio de Psicólogos De La Provincia De Buenos Aires

20. Colegio de Martilleros Públicos de la Provincia de Buenos Aires

21. Colegio de Veterinarios de Buenos Aires

22. Consejo Superior de Ciencias Económicas Provincia de Buenos Aires.

23. Colegio de Farmacéuticos de Entre Ríos

24. Colegio de Farmacéuticos de Mendoza.

25. Colegio de Farmacéuticos de Salta

26. Colegio de Farmacéuticos de Santa Fe 2° Circunscripción

27. Colegio de Farmacéuticos de Tucumán

28. Cooperativa Farmacéutica de Azul (Acofar)                  .

29. Federación Farmacéutica Argentina

30. Centro de estudios legales y sociales (Cels)

31. Diputado provincial Ricardo Lisalde

32. Asociación Jubilados Pilar

33. Federación De Jubilados del Conurbano Gral. San Martín

34. Dr. Alberto Bianchi – abogado Constitucionalista

35. Dr.  Andrés Gil Domínguez

36. Intendente de Esteban Echeverría Fernando Gray

37. Fundación para la investigación y desarrollo de las ciencias jurídicas (Fidas)

38 Grupo argentino para el uso racional de medicamentos (Gapurmed)

39 Diputado Nacional por la provincia de Mendoza José Luis Ramón

40. Consumidores Argentinos.

41. Asociación defensa de Usuarios y Consumidores (Adduc)

42. Dr. Tognioni, Sanitarista Italiano.

43. Colegio de Farmacéuticos De Santa Fe 1° Circunscripción.

44. Diputada nacional por la provincia de Buenos Aires Fernanda Raverta

 


COFA aclara que sus farmacias validan PAMI por su propia red

Hubo versiones que señalaban que las farmacias deberían cambiar sus sistemas de facturación, que se desmintieron. También se desmintió que tendrían que inscribirse y conectarse en forma individual con el “ValidaPAMI” (un sistema que en realidad habría sido implementado por una empresa privada). Podría haber ocultos fuertes intereses económicos de privados alrededor de este tema, y también la intención de desunir a las farmacias.

La COFA respondió a las explicaciones oficiosas de PAMI sobre la validación de las recetas a través de una aclaración de su presidenta, Isabel Reinoso.

“Las farmacias de la red cofa validan por Valida Cofa…así lo dejamos plasmado en el acuerdo”, señaló Reinoso, aportando copia del acta firmada con PAMI (se adjunta nota de Cofa a Pami).

Coincidentemente, un importante dirigente farmacéutico de la CABA reforzó la mirada desde la organización:
“Cofa lo que hace es resguardar su red, y las acciones conjuntas, para que el día de mañana a PAMI no se le ocurra dejar de lado a nuestras entidades nacionales (como ya hizo con las cámaras de la industria) y busque relacionarse directamente con farmacias y grupos de farmacias (beneficiándose las cadenas)”, señaló a Pharmabaires.

Fuente: Pharmabaires


El nuevo convenio PAMI: podría ser insostenible para la mayoría de las farmacias

Ya se ha conocido la propuesta del nuevo convenio para provisión de medicamentos, que PAMI ha hecho llegar a las entidades que representan a las farmacias. Las condiciones de financiación son aún más exigentes que las que están ahora vigentes, y podrían dejar a las farmacias pequeñas y medianas fuera de la atención a la obra social de los jubilados. En esta nota se adjunta el texto completo del nuevo convenio.

PAMI ya hizo llegar el nuevo convenio, que estaría vigente desde el 1 de noviembre, a las cinco entidades que representan a las farmacias del país, que serían las firmantes del convenio: COFA (Colegios del país), FACAF (Cámaras), AFMSRA (Mutuales y sindicales), ASOFAR (Cámara de grandes farmacias) y FEFARA (Colegio de Santa Fé y otros).

Si bien se proclama por parte del PAMI una operatoria más directa con las entidades que representan a las farmacias, el nuevo convenio no admite en la práctica posibilidad de discusión ni de contrapropuestas para estas entidades que representan a las farmacias prestadoras: las condiciones han sido impuestas por el PAMI y la lógica es “tómalo o déjalo”.

Una parte decisiva del convenio es la modalidad de pagos, que sería la siguiente:

  • El 70% del pago se hará dentro de los 20 días corridos contados desde la presentación mensual que realicen las farmacias, a través de sus entidades.
  • Otro 16% se pagará a los 40 días corridos desde la presentación.
  • El 14% restante se hará a los 70 días corridos desde la presentación.

Este mecanismo de pago se aplicará a medicamentos ambulatorios, clozapina y diabetes.

Es fácil ver que la farmacia recibirá la parte que le corresponde, de la escasa rentabilidad que le permite el convenio, hasta tres meses después de la dispensa (70 días más el plazo hasta la presentación), y que el primer pago que recibirá (a los 20 días más el plazo hasta la presentación) tampoco le permitirá solventar el costo de los medicamentos que entregue (ya que en el 70% del pago estará deducida la “bonificación” que aporta la farmacia al PAMI), ni tampoco este primer pago parcial llegará a tiempo para afrontar los pagos que deben realizar las farmacias a las droguerías.

De lo anterior se desprende que la farmacia deberá seguir financiando el sistema, entregando medicamentos que ya ha pagado y esperando tres meses para cobrar la parte que le corresponde por sus servicios. Esto aún suponiendo que se respeten los plazos de pago previstos en el convenio, aunque es sabido que el PAMI atrasa o demora los pagos más allá de lo previsto en lo que se firma. Esto provocaría con el tiempo una concentración de la atención en cada vez menos farmacias, que serán las que tengan la capacidad financiera para hacer frente a las condiciones que se imponen. Esto también podría ser una intención oculta en el convenio.

Tampoco está garantizado en el convenio que la “bonificación” (que aportan las farmacias al PAMI) esté en relación con su facturación o su ubicación geográfica: PAMI no alienta un aporte diferencial que beneficie a las farmacias pequeñas y medianas, salvo que operen en zonas geográficas muy desventajosas.

El PAMI ha llegado a esta situación por su necesidad de reducir costos (ver nota aquí) y el resultado que se espera es que haya un “PAMI  cada vez más chico”, según reconocen los funcionarios por lo bajo, debido a la reducción del presupuesto que se le ha impuesto, con pagos por medicamentos y prestaciones que deberán ser cada más acotados.

El punto central del conflicto, que dejó de lado a los laboratorios nacionales del convenio cuando no aceptaron las condiciones del instituto, es que el PAMI desde el año 2016 ha aumentado su presupuesto apenas un 68%, con lo que tiene que enfrentar costos en prestaciones médicas, medicamentos y gastos de logística que han aumentado en los últimos años en un 250% promedio.

No obstante las condiciones dudosas del convenio algunos dirigentes del sector que representa a las farmacias ya se han apurado ha firmarlo (ver nota aquí), sin consultar con las otras entidades. Una estrategia que usó el PAMI es negociar con las cinco entidades por separado, lo que también puede traer problemas para las farmacias, si la dirigencia que la representa actúa en forma dividida y en función de sus propios intereses. Sin coordinar acciones con las otras entidades, una de ellas ya firmó con PAMI: Fefara, la entidad que lidera el Colegio de Santa Fe y que preside desde hace años en forma ininterrumpida Manuel Agotegaray. Las otras entidades han adelantado que consultarán previamente a sus asociados los pasos a seguir.

A continuación publicamos el texto completo del nuevo convenio:

VER EL NUEVO CONVENIO PAMI AQUÍ 


PAMI sigue dividiendo: ahora va por las farmacias

Las negociaciones para la firma del nuevo convenio se realizan en forma separada con cada una de las cinco entidades que agrupan a las farmacias del país. Aún no están claras las condiciones que deberán soportar las farmacias, pero algunas ya firmaron.

De la misma forma en que lo hizo con los laboratorios medicinales, la negociación del PAMI con las entidades que agrupan a las farmacias será por separado, y ya les envió, a cada entidad, copia del convenio que regiría a partir del 1 de noviembre.

Sin coordinar acciones con las otras entidades, una de ellas ya firmó con PAMI: Fefara, la entidad que lidera el Colegio de Santa Fe y que preside desde hace años en forma ininterrumpida Manuel Agotegaray, desde su desmembramiento de la COFA.

Las otras entidades aún están analizando el convenio, ya que no se sabe qué productos integrarán el vademecum, ni qué laboratorios se sumarán a la prestación, ni tampoco si se respetarán las condiciones de pago a las farmacias y con qué reaseguro.

Particularmente, preocupa la situación de las farmacias pequeñas y medianas, que hasta ahora cobraban parte de la prestación incluyendo el denominado “calce financiero”, mediante el cual se adelantaba el pago del costo de los medicamentos. Este mecanismo de pago no se aplicaba a todas las farmacias, sino solamente a las pequeñas y medianas y no a las que son propiedad de grupos económicos. El adelanto de pago a corto plazo para cubrir el costo de los medicamentos es el oxígeno que necesitan las farmacias pequeñas y medianas para poder atender a la obra social de los jubilados, a través de la cual se dispensan el 40% del total de los medicamentos recetados en el país.

El PAMI, por el contrario, siempre se ha inclinado a una “bonificación” (retención) uniforme para todas las farmacias, y a que atiendan todas en las mismas condiciones. La experiencia indica que ante atrasos en los pagos de la obra social, o ante cambios inesperados en las condiciones o en los aportes que realizan las farmacias, el convenio sobrevive solamente para las farmacias que tienen mayor capacidad financiera, lo que es buscado -a esta altura queda claro- por fuertes intereses que operan en el sector.

La perspectiva de los problemas de pago y financieros debe tenerse presente, ya que el PAMI está obligado a recortar su presupuesto en 10 mil millones de pesos en el año 2019 (ver nota aquí). Ese recorte se hará mayoritariamente en el rubro medicamentos: PAMI quiere pagar en el 2019 lo mismo que pagaba en medicamentos para los jubilados en el 2016, a pesar de que los precios en este período han aumentado un 250% promedio.

Por su lado, las farmacias también se enfrentan a una disminución en la facturación, por retracciones en la compra de medicamentos (ver nota aquí).

El PAMI entonces está entrampado en una ecuación que no cierra: debe reducir su presupuesto y pagar medicamentos que aumentan inevitablemente. Las farmacias, en muchos casos PAMI dependientes, tienen su propia ecuación difícil de resolver: aumentos de costos fijos, retracción en las ventas y una baja que se viene en la facturación al PAMI, que quiere pagar cada menos por los medicamentos.

Con la industria fuera del sistema de prestación, ahora las discusiones serán directas entre el PAMI y las farmacias, aunque estas por el momento tienen sus entidades divididas, que no actúan de común acuerdo.

 


Quintana, Vidal, Larreta: las mismas ideas para un modelo farmashopping

Los tres referentes del gobierno argentino, hoy funcionarios, compartían sus ideas de libre mercado y políticas desregulatorias en un libro escrito hace tiempo atrás.

Los criterios defendidos por Mario Quintana, propietario de la cadena Farmacity, fueron escritos hace 20 años, y llevados luego a la práctica en su modelo “farmashopping”.

En un libro de 1998, titulado “Domando al elefante blanco”, escrito en colaboración con quien fue su compañero de estudios, el hoy gobernador de la Ciudad de Buenos Aires y también economista Horacio Rodriguez Larreta, Mario Quintana expone sus ideas y soluciones para atender derechos básicos, entre ellos la salud y la asistencia sanitaria.

La propuesta que desarrolla es darle toda la autonomía posible a las empresas privadas para que se hagan cargo de las necesidades de la salud, haciendo con libertad sus negocios. En la práctica, esto lo traduce en lo que ahora pide: autonomía casi absoluta para sus “farmashoppings”, instalándolas donde comercialmente convenga, y vendiendo todo lo que sea rentable, dejando de lado la función sociosanitaria de estos establecimientos.

En el mencionado libro, participó una Licenciada en Ciencias Políticas recién recibida en la Universidad Católica Argentina: María Eugenia Vidal, hoy Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires. Resulta fácil observar los lazos conceptuales que unen a Vidal con Quintana, y los motivos por los cuales la actual gobernadora no defiende las leyes reguladoras sanitarias de su provincia, amenazadas por un juicio que actualmente se encuentra en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Resultado de imagen para domando al elefante blanco

El libro que escribieron juntos Quintana, Larreta y Vidal.

(Ver este link para información del libro de referencia)

El juicio contra la ley sanitaria de la Provincia de Buenos Aires

Mario Quintana, fiel a los principios que ya había expresado claramente en su libro, inició un juicio contra el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires para declarar inconstitucional la ley 10.606, la ley sanitaria que regula el funcionamiento de las farmacias en ese distrito.

Para todas sus presentaciones judiciales, Mario Quintana y sus abogados se apoyaron en el decreto de desregulación económica 2284 del año 1991, que habilitó a que: “cualquier persona física o jurídica de cualquier naturaleza” pueda ser propietaria de farmacias, “sin ningún tipo de restricción de localización”.

Es decir, aquel decreto desregulatorio de los años noventa, impulsado por el entonces Ministro de Economía Domingo Cavallo, es el que otorga los “cambios” que ahora el funcionario Quintana pide que se apliquen en la Provincia de Buenos Aires.

El mismo decreto 2284/91 es el que también permitió, en su momento, la venta de medicamentos en quioscos, y que los supermercados pudieran instalar pequeños espacios de 20 metros cuadrados para la venta de medicamentos entre sus góndolas: el mismo modelo comercial que sigue ahora Quintana en sus farmashoppings.

En este link se puede ver la redacción original del decreto 2284/91. De los artículos a los que hacemos referencia: 13, 14 y 15, los dos últimos pudieron ser modificados con posterioridad a instancias de las entidades profesionales farmacéuticas, pero el relativo a la propiedad de las farmacias es el único que aún se mantiene vigente en la ley nacional, y es justamente el que utiliza la empresa de Mario Quintana, Farmacity, para apoyarse en sus presentaciones judiciales.

Está prevista una Audiencia Pública, habilitada por la Corte Suprema, donde se escucharán los planteos de las partes en litigio y  seguramente se actualizará esta discusión acerca de la necesidad de regulaciones sanitarias, o si por el contrario debe predominar la desregulación y la libertad de empresa.

Fuente: politicargentina.com

Ceos de Farmacity aportaron a la campaña de Cambiemos

Relacionan el sospechoso el silencio de Vidal y el apoyo a la cadena de legisladores oficialistas a que Ceo´s de Farmacity aportaron al partido político PRO $1,5 millón de pesos. 

El silencio de la gobernadora Vidal en la demanda de Farmacity, y que el bloque oficialista “cajoneara” en la en la Legislatura bonaerense un proyecto que prohíbe el desembarco Farmacity en la provincia de Buenos Aires, podría tener una explicación: el aporte de directivos de la empresa a la campaña del PRO.

En el marco del escándalo por los aportes truchos para la campaña electoral de Cambiemos, el senador provincial Gustavo Traverso reveló que los dueños de la multinacional Farmacity, Alejandro Gorodisch e Irene Cubric, financiaron por un millón y medio de pesos al partido que preside la gobernadora María Eugenia Vidal.

“Yo había emitido una sospecha la semana pasada, que era muy sospechoso el silencio de Vidal sobre una demanda de Farmacity en Buenos Aires y nos encontramos que los Ceo de Farmacity son aportantes a la campaña y financiamiento del PRO” afirmó Traverso en una radio platense.

Actualmente, la Corte Suprema de Justicia de la Nación tiene en sus manos la causa iniciada por la cadena farmacéutica para desembarcar en la provincia de Buenos Aires. La demanda data del año 2012 y llegó al máximo tribunal por la insistencia de la empresa, luego de chocar con los sucesivos fallos de la justicia provincial que rechazaron la autorización.

Además, el Colegio de Farmacéuticos de la Provincia solicitó en varias oportunidades una reunión con la gobernadora para explicarle el impacto negativo del desembarco de la multinacional fundada por el actual vicejefe de Gabinete de Macri, Mario Quintana. Ante el pedido, Vidal no solo no los recibió, sino que tampoco hizo pública su postura sobre el conflicto.

El vínculo entre el oficialismo y Farmacity tiene su correlato en la Legislatura bonaerense. El bloque de Cambiemos en el Senado impide el tratamiento en comisiones de un proyecto que pone un freno al ingreso de Farmacity a la Provincia. La iniciativa ya fue aprobada en la cámara de Diputados en abril de este año con los votos de las bancadas de la oposición. En ese momento, los legisladores que responden a la Gobernadora votaron en contra de la normativa que declara como taxativo el artículo 14 de la ley vigente 10.606 que prohíbe a las sociedades anónimas, como es el caso de la cadena beneficiada por el gobierno, instalar farmacias en los distritos bonaerenses.

Fuente: PLN

Caso Farmacity: se suspendió la audiencia pública y hay sospechas

Lo llamativo del anuncio de la Corte es que se realizó apenas minutos más tarde de que cerrara el plazo para la entrega de las presentaciones a favor y en contra de la irrupción de Farmacity en territorio bonaerense. Esto le daría más tiempo a la cadena para elaborar su estrategia. Sospechan la injerencia de Quintana.

La disputa por el desembarco de la cadena Farmacity en la provincia de Buenos Aires tuvo un nuevo capítulo en la Justicia. Es que la Corte Suprema de Justicia de la Nación suspendió la audiencia pública que había fijado para el 29 de agosto por cuestiones de “agenda” de la jueza Elena Highton de Nolasco.

Lo llamativo del anuncio de la Corte es que se realizó apenas minutos más tarde de que cerrara el plazo para la entrega de las presentaciones a favor y en contra de la irrupción de Farmacity en territorio bonaerense.

La cadena de farmacias del vicejefe de Gabinete de la Nación, Mario Quintana, ya cosechó el revés judicial en todas las instancias de la Justicia de la Provincia, el rechazo de la Cámara de Diputados bonaerense y de 103 municipios que, a través de decretos u ordenanzas, se manifestaron en contra del desembarco.

Sin embargo, con la llegada de Quintana al gabinete de Mauricio Macri la causa Farmacity logró salirse de la órbita bonaerense y llegó a la Corte Suprema de la Nación, donde ya los jueces Carlos Rozenkratz y Horacio Rosatti se excusaron de intervenir, por tener vínculos previos con la cadena de farmacias.

La última decisión de la Corte, de suspender la audiencia pública, despertó suspicacias entre los defensores de las farmacias de barrio y el modelo sanitario que defiende la Ley provincial 10.606. Es que la mano de Quintana pareciera haber actuado en el llamativo anuncio de la Corte Suprema, que argumentó la suspensión con un viaje a México de la jueza Highton de Nolasco para participar de la “Cumbre Iberoamericana de Presidentes de Cortes Supremas y Tribunales Supremos de Justicia”.

Con la totalidad de los escritos entregados de los amicus curiae que serán oradores en la audiencia pública, la cadena ganó tiempo en la Justicia para estudiar todos los argumentos a favor y en contra del desembarco de la cadena. 

Lo cierto es que los manejos entre Farmacity, el gobierno nacional y la Corte Suprema vienen dando que hablar desde el hermético encuentro entre el presidente Mauricio Macriy el presidente de la Corte, Horacio Lorenzetti.

El almuerzo que se realizó el 19 de junio en la Rosada -cuyo temario no trascendió a los medios- se concretó apenas unas horas antes de que la Corte Suprema fijara la fecha para la suspendida audiencia pública, que aún no tiene fecha de realización.

En paralelo a la discusión judicial, Farmacity puso en marcha una intensa campaña en las redes sociales para mostrarse cerca de los usuarios de farmacias y sumar adhesiones entre la opinión pública.

Fuente: Diagonales.com

En defensa del modelo sanitario de farmacia

En este documento publicado por la Agrupación Médica Luis Aredez se toma postura a favor del modelo sanitario de farmacias. 

 Se rechaza el “modelo” de cadenas de farmacias “shoppings”, que se presenta publicitariamente como un adelanto o una alternativa “moderna” , y se detallan las propuestas más recientes de FIP y OPS/OMS para lo que deben ser las nuevas orientaciones de los servicios farmacéuticos, que coinciden con la propuesta del modelo sanitario de farmacias.

La nota advierte acerca del avance de los negocios privados sobre el derecho a la salud, que también se viene observando en otras áreas.

Transcribimos el artículo original:

EN DEFENSA DEL MODELO SANITARIO DE FARMACIAS – Documento publicado por la Agrupación Médica Luis Aredez

Es necesario reaccionar y tomar una postura firme y muy clara cuando se pretende avanzar sobre el derecho a la salud para dar lugar a los negocios privados. Hoy, esto está pasando en el sector farmacéutico.

En el caso de las farmacias, el intento se hizo más evidente, y llegó a algunos medios de prensa, porque está resultando beneficiado un funcionario público: el Vicejefe de Gabinete del gobierno nacional, el economista Mario Quintana, que es el fundador y dueño de la cadena de farmacias más grande de Argentina.

Funcionarios públicos con negocios privados

Desde que Quintana es funcionario público, su cadena de farmacias (Farmacity) fue favorecida por decisiones de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, el año pasado, y más recientemente por un dictamen de la Procuración General de la Nación. En el primer caso, se benefició a esa empresa en relación a la atención al PAMI; en el último caso el dictamen judicial sirvió para acompañar la intención de Quintana de instalar su cadena de farmacias en la provincia de Buenos Aires, donde una ley sanitaria se lo prohíbe.

También, se procesó a un alto funcionario del Ministerio de Salud de la Nación acusado de proteger a la empresa de Quintana, a la que no se le habrían aplicado las sanciones administrativas que correspondían. Las faltas sanitarias que se detuvieron serían más de cien.

El funcionario Quintana promueve para su cadena de farmacias el estilo “farmashopping”, un tipo de establecimiento comercial de venta polirrubro que busca maximizar ganancias y relega a un segundo plano la función sanitaria de las farmacias y el rol de los farmacéuticos como agentes de salud.

Para fundamentar sus argumentos, el dictamen de la Procuración se basó en el decreto 2284 del PEN, sancionado el 31 de octubre de 1991, a instancias del entonces Ministro de Economía Domingo Cavallo. El decreto desregulaba varios aspectos de la actividad farmacéutica; por ejemplo, permitió que fondos de inversión extranjeros pudieran ser propietarios de farmacias, a través de sociedades anónimas; también permitió la apertura de farmacias dentro de supermercados e impidió todo intento de distribución racional en la instalación de estos establecimientos sanitarios.

Lejos de mejorar el modelo de farmacias argentino y los servicios farmacéuticos, dándoles una orientación sanitaria y un lugar dentro del sistema de salud, se las desvirtuó y se favoreció el negocio de unas pocas empresas.

Se desmerece la función sociosanitaria de farmacias y farmacéuticos

Este modelo que se promueve ahora desde los más altos niveles del gobierno nacional argentino, ya ha demostrado sus efectos negativos en otros países sudamericanos.

El caso más conocido es el chileno, donde la desregulación absoluta del sector, en las últimas décadas, llevó a que la dispensa de medicamentos a la población esté concentrada a tal punto que es manejada por solamente tres cadenas de farmacias.

El perjuicio que se ocasionó en el país trasandino quedó en evidencia cuando se detectaron aumentos concertados de precios de más de 200 medicamentos, entre ellos muchos para enfermedades crónicas: epilepsia, diabetes, asma, reumatismo, hipertensión, y también antibióticos y anticonceptivos. Estas cadenas de farmacias concertaron sobreprecios de medicamentos de hasta el 3000 %. A la vez, en ellas el trabajo de los profesionales farmacéuticos es cada vez peor retribuído.

¿Cuál es el sistema “moderno” de farmacias?

Publicitariamente, el “modelo” de cadenas de farmacias “shoppings” se presenta como un adelanto, una alternativa “moderna” contra un modelo sanitario de farmacias que se quiere estigmatizar como “atrasado”. Esta es una falacia, que no resiste el más mínimo análisis cuando se consideran las últimas recomendaciones de los organismos sanitarios internacionales.

En efecto, si se consideran las directrices conjuntas de la FIP (Federación Internacional de Farmacias) y de la OMS sobre buenas prácticas de farmacia (año 2011), así como también las recomendaciones en cuanto a los estándares de calidad de los Servicios Farmacéuticos de la OPS/OMS (año 2013), el desarrollo de un modelo sanitario de farmacias sostiene propuestas muy distintas a las que quieren imponer Quintana y los grandes grupos económicos que actúan en alianza con él, que se orientan hacia el modelo chileno.

Tanto FIP, como OPS/OMS proponen un servicio farmacéutico cercano a la población, con inserción comunitaria, de cercanía, que brinde posibilidad de acceso a las consultas, a la educación sanitaria, al uso adecuado de los medicamentos, con una distribución racional de las farmacias para que sean la puerta de entrada al sistema sanitario formal. Es decir, todo lo contrario a lo que propone el modelo “farmashopping”: grandes superficies concentradas en los centros urbanos (donde es redituable el negocio), orientación al consumo inadecuado de medicamentos y subutilización de los recursos humanos formados.

Farmacias, CUS, AGNET, PAMI: negocios sin límite

Nada de lo anterior, sin embargo, puede sorprendernos. Va en línea con el avance de las estrategias de mercado y de los negocios privados sobre el derecho a la salud de la población, que también se viene observando en otras áreas.

La reforma del sistema de salud argentino, a través de la llamada “Cobertura Universal de Salud” (CUS), promovida por un decreto presidencial, también se propone generar ganancias a empresas privadas, retirándose el Estado de las prestaciones y dejando de lado regulaciones para generar un negocio que quedará en pocas manos.

En el PAMI, la tendencia es que el Estado sea un comprador de medicamentos de los grandes laboratorios (con un predominio cada vez más marcado de los laboratorios extranjeros) y de servicios a las farmacias (que terminará concentrándose en las grandes cadenas), ofreciendo cada vez menos beneficios y menos cobertura a los afiliados.

La Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AGNET), recientemente presentada en el Senado, acotará la responsabilidad del Estado a una cantidad limitada de prestaciones y al suministro de algunos medicamentos básicos, abriendo el negocio a empresas privadas para otro tipo de tratamientos y farmacoterapias.

En síntesis, hoy en el ámbito de las farmacias, como en otras áreas, se hace evidente que se favorecen negocios privados –muchas veces ligados a funcionarios públicos-, se limitan las posibilidades de los profesionales para desarrollarse y ofrecer sus servicios, subutilizándolos y subordinándolos a un interés comercial, a la vez que se hace cada vez más difícil el acceso a la salud para la población.

Ver el documento original aquí.


De farmacias a farmashoppings: ¿el “cambio” hacia atrás?

Una crítica a la orientación que se le quiere dar a las farmacias argentinas.

En esta nota publicada por Nuevo Encuentro Salud de la Ciudad se analizan hechos recientes y se los pone en relación con iniciativas que ya han fracasado en el pasado.

Se remarca también la coincidencia de ideas entre Mario Quintana (dueño y fundador de Farmacity), Rodriguez Larreta (Gobernador de la Ciudad de Buenos Aires) y María E. Vidal (gobernadora de la Provincia de Buenos Aires), que están expuestas en un libro que escribieron juntos.

Transcribimos la nota original:

 

EL “CAMBIO” HACIA ATRÁS EN SALUD: DE FARMACIAS A FARMASHOPPINGS

El gobierno macrista aplica el concepto de Mario Quintana: no hay límites para los negocios.

Días pasados, causó sorpresa, malestar y alerta un dictamen de la Procuración General de la Nación a favor de Farmacity, la empresa del Vicejefe de Gabinete del gobierno nacional, Mario Quintana.

Causó sorpresa porque se opuso a tres fallos de la Justicia de la Provincia de Buenos Aires, que habían sido adversos a Farmacity. Estos fallos defendían la ley provincial, que regula y promueve un modelo sanitario de farmacias.

En efecto, la ley 10.606 de la provincia de Buenos Aires garantiza una distribución racional de establecimientos farmacéuticos en todo el territorio, en función de recomendaciones sanitarias de la Organización Mundial de la Salud, con parámetros de densidad poblacional y distancia para su instalación.

La ley permite la propiedad de las farmacias a profesionales farmacéuticos y a determinadas figuras societarias, de las que se excluye a las sociedades anónimas.

Ambas regulaciones legales obstaculizan los intereses de Mario Quintana, que no puede instalar su cadena de farmacias.

El modelo de farmacias propuesto por el funcionario, sustentado con dinero proveniente de fondos de inversión, sigue una orientación netamente comercial, no sanitaria, volcada a la oferta polirrubro, con un modelo “farmashopping” que banaliza los medicamentos transformándolos en un bien de consumo. Asimismo, desmerece la atención profesional farmacéutica y los servicios sanitarios que podrían brindarse en las farmacias, ocultándolos detrás de la oferta polirrubro que incluye golosinas, lencería y bazar.

Esto responde estrictamente a los criterios defendidos por Mario Quintana, planteados en conceptualizaciones teóricas, y llevados luego a la práctica en su modelo “farmashopping”.

 

Quintana, Rodriguez Larreta y Vidal: unidos por las mismas ideas

Resultado de imagen para domando al elefante blanco


El libro que escribieron juntos Quintana, Larreta y Vidal.

En un libro de 1998, titulado “Domando al elefante blanco”, escrito en colaboración con su ex compañero de estudios, el hoy gobernador y también economista Horacio Rodriguez Larreta, Mario Quintana expone temerariamente sus “soluciones” para atender derechos básicos, entre ellos la salud y la asistencia sanitaria.

Su propuesta es darle toda la autonomía posible a las empresas privadas para que se hagan cargo de las necesidades de la salud, haciendo con libertad sus negocios. En la práctica, esto lo traduce en requerir autonomía absoluta para sus “farmashoppings”, instalándolas donde le convenga, y vendiendo todo lo que sea rentable, olvidándose de la función sociosanitaria de estos establecimientos.

En el mencionado libro, participó una recién recibida, Licenciada en Ciencias Políticas en la Universidad Católica Argentina: María Eugenia Vidal. Resulta fácil observar los lazos conceptuales que unen a Vidal con Quintana, y los motivos por los que, la actual gobernadora de la Pcia. De Buenos Aires, no defiende las leyes sanitarias de su provincia, amenazadas por Quintana.

(Ver este link para información del libro de referencia)

 

El dictamen de la Procuración a la Corte: desregulatorio y a favor de la libertad de empresa

El reciente dictamen emitido por la Procuración es a la medida de Quintana: recomienda a la Corte Suprema de Justicia de la Nación aceptar el caso iniciado por el funcionario, y habilitar la sociedad anónima para permitir la entrada de su cadena de farmacias en cualquier territorio de la Nación.

El expediente, que había sido presentado por el propio Mario Quintana, sostenido actualmente en su calidad de funcionario público, implica un juicio al Estado, ya que litiga contra gobiernos provinciales.

El dictamen que firmó el Procurador interino Eduardo Casal (designado por el gobierno en lugar de Alejandra Gils Carbó) debe generar alerta también por sus fundamentos: se basa casi exclusivamente en el decreto de desregulación económica 2284 del año 1991, que habilitaba a que: “cualquier persona física o jurídica de cualquier naturaleza” pueda ser propietaria de farmacias, “sin ningún tipo de restricción de localización”.

Es decir, aquel decreto desregulatorio de los años noventa, impulsado por el entonces todopoderoso Domingo Cavallo, el ex Ministro de Economía, que llevó el país a la ruina, es el que otorga los “cambios” que ahora pide Quintana… veintisiete años después.

El mismo decreto 2284/91 es el que también permitió la venta de medicamentos en quioscos, y que los supermercados pudieran abrir pequeños “stands” de 20 metros cuadrados para la venta de medicamentos (no se los puede llamar farmacias) entre sus góndolas: el mismo modelo comercial que sigue ahora Quintana en sus farmashoppings.

En este link se puede ver la redacción original del decreto 2284/91, véanse los artículos a los que hacemos referencia: 13, 14 y 15, estos dos últimos pudieron ser modificados con posterioridad a instancias de las entidades profesionales farmacéuticas, pero el relativo a la propiedad de las farmacias es el único que aún se mantiene vigente, y fue justamente el utilizado en el dictamen de la Procuración para favorecer a Farmacity.

En definitiva, son las ideas de Mario Quintana, ahora funcionario, las que marcan el rumbo del gobierno y de la justicia macrista: los negocios avanzando sobre la salud, apartando todas las normativas y regulaciones que obstaculicen sus intereses económicos.

Ver nota original aquí.


El convenio PAMI-medicamentos se cae: los números no cierran

Los recientes cambios en el convenio de provisión de medicamentos a los jubilados, por imposiciones del gobierno a través del PAMI, lo complicaron. Se obligó a las farmacias a trabajar con dos precios distintos (un PVP libre y otro PVP irreal para PAMI), pero la reciente devaluación y aumento de precios complica su futuro.

Las cámaras farmacéuticas analizan como salir de la encrucijada de los Precios Pami (o precios máximos) acordados antes de la estampida del dólar que no cesa, con el incremento del costo de las importaciones y la paritaria con ATSA que se avecina. El panorama es “desesperante”, agregaron los farmacéuticos.

Los medicamentos y las bananas serán los productos de consumo que más aumentarán con el nuevo precio del dólar, precisó un informe de La Nación.

Ese aumento coloca a la industria farmacéutica ante un nuevo escenario que no estaba previsto cuando firmaron el nuevo convenio PAMI con precios congelados, que se retrotrajeron, y actualizaciones por debajo de la inflación anual.

Un gran éxito para Sergio Cassinotti, el titular del PAMI, pero para la industria si aquello que firmaron era un modelo borrascoso y con incógnitas, ahora comienza a tomar las dimensiones de un Titanic.

“Este convenio no va más, se fue todo a la m…..”, señalaron sin eufemismos directivos de la industria farmacéutica nacional.

Así el Convenio PAMI no va…no se puede cumplir”, reforzaron los directivos de las dos cámaras de los laboratorios nacionales que en los últimos días, por separado, analizaron la crisis que se les avecina.

La sustentabilidad del convenio siempre estuvo en duda. Lo que no estaba previsto es que comenzara a naufragar a la quinta semana de vigencia, a causa del dólar trepidante.

Como primera medida, las cámaras nacionales acordaron pedir una urgente reunión con el PAMI para exigir un cronograma de pagos previsible y “que se cumpla” de la deuda de 3.200 millones de pesos. Ya hubo algunos incumplimientos y atrasos que habían prometido desterrar con el nuevo convenio.

El segundo tema, crucial, es como cumplir con los Precios Pami y el impacto sobre el precio de los medicamentos de venta directa al público, con la escalada continúa del dólar.

“El 95 por ciento de los incipientes son importados. El 100 por ciento de los colorantes también. Por el monopolio de la Ley de Patentes los medicamentos alto costo son importados desde casa matrices o desde Brasil,  por el titular de la patente, por ejemplo oncológicos y para la diabetes y la hepatitis”, resumieron.

Además hay otro factor: el costo de la materia prima procedente de China se ha incrementado del 100 al 250 por ciento desde comienzos de año,  debido a que han emprendido un proceso de adecuación ambiental de sus plantas fabriles al Tratado de París. Y el impacto de China también repercute en el mercado de India. Entre ambos países son los principales proveedores del mercado argentino.

Se han advertido incrementos que superan el 5 por ciento en el precio de los medicamentos a partir de la escalada del dólar, en pocas semanas. Y es el comienzo.

La situación de las farmacias es desesperante. Aceptamos el Acuerdo PAMI como el mal menor, pero hay farmacias de los barrios periféricos como Barracas, Liniers y la Boca que están cerrando”, señalaron directivos del colegio de Farmacéuticos de Capital Federal.

“Pami fue siempre la obra social universal que servía para sostener al farmacéutico independiente, pero ahora el convenio no es holgado como para ayudar a la sustentabilidad. Crecieron los gastos fijos y hay más restricciones para vender a los jubilados”, señalaron los farmacéuticos porteños.

Estos voceros aseguraron que “el dueño de una farmacia de barrio, lejos del centro, gana lo mismo que un farmacéutico en relación de dependencia y entonces termina por cerrar y no se abren farmacias nuevas en este contexto adverso”.

Los farmacéuticos también aseguraron que “la industria se había comprometido a no aumentar el precio de venta al público más del 20 por ciento de los Precios Pami, pero esa promesa ahora es evidente que es imposible de cumplir y la ecuación para el farmacéutico será negativa porque terminaremos financiando la diferencia entre los precios de venta al público y el Precio Pami”.

Desde la industria admiten que hubo una promesa no escrita pero no de fijar un techo del 20 por ciento para la “grieta” de precios entre PAMI y el resto, sino que “nos íbamos a hacer cargo del 5 por ciento de la diferencia”.

Al mismo tiempo, desde la industria reconocieron que la situación de las farmacias “es desesperante y nos tenemos que sentar de nuevo a evaluar alternativas”.

Los farmacéuticos insistieron que resulta imposible funcionar “cuando las droguerías te cortan al minuto si no pagas y  para afrontar los descubiertos en el banco te están pidiendo del 70 al 80 por ciento anual”.

En algo, las farmacias de barrio parecen hermanadas con Farmacity pues según La Política OnLine durante la corrida bancaria la cadena debió acudir al Banco Galicia y le pidieron 60 por ciento de interés por un adelanto.

Mario Quintana, el ex CEO de la cadena y vicejefe de Gabinete, reaccionó al grito de “usureros” cuando se enteró del episodio.

Fuente: Pharmabaires


Suscripción

  1. requerido
  2. requerido
  3. (ingrese email valido)
 

En Facebook

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

En Twitter

Buscador de Noticias