Avanza en Diputados nuevo Proyecto de ley sobre trombofilia

Avanza en Diputados nuevo Proyecto de ley sobre trombofilia

Se trató un nuevo proyecto, para posibilitar la cobertura de los tratamientos por parte de la seguridad social. El gobierno y los diputados de Cambiemos están en contra.

Diputada Carolina Gaillard

Con el apoyo de todos los bloques políticos y el rechazo de Cambiemos, la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, dictaminó sobre un nuevo proyecto de ley de Trombofilia, con el testimonio de la actriz Florencia Peña, representantes de organizaciones, especialistas y funcionarias del Ministerio de Salud.

La Presidenta de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, Carolina Gaillard (FpV-PJ, Entre Ríos), manifestó al abrir la comisión que “cerramos el 2016 con el veto presidencial a la ley de trombofilia, pero esta decisión política no implica que el problema no exista”.

“Hoy nos reunimos para tratar un nuevo expediente, porque entendemos que resulta imprescindible resolver los problemas de acceso al diagnóstico y la medicación que están padeciendo las mujeres por la negativa que reciben de obras sociales y prepagas. El veto del Presidente Mauricio Macri profundizó el problema, ya que a partir del mismo las obras sociales y prepagas niegan la cobertura en la mayoría de los casos y miles de mujeres no pueden acceder al tratamiento”, agregó la legisladora.

“A diferencia de la ley vetada, este nuevo proyecto de ley presentado por la diputada María Fernanda Raverta (FpV Bs. As.), prevé garantizar la cobertura de los estudios y análisis hematológicos, así como todos los procedimientos de evaluación y diagnóstico necesarios, medicamentos y otros tratamiento a las mujeres cuyo médico lo indique”, explicó Gaillard.

Asimismo, declara de interés nacional la protección integral psicofísica de las personas con Trombofilia, reconociéndola como un factor de riesgo que puede ser hereditario o adquirido, un desorden de la coagulación, y no como enfermedad. El proyecto tiene como objetivo garantizar la detección precoz de la Trombofilia, su control, seguimiento y tratamiento en mujeres.

La comisión recibió a tal efecto a Florencia Peña, de la Organización Trombofilia y Embarazo, quien señaló que “para mí el camino fue fácil porque tengo los recursos para pagar el tratamiento necesario, pero hoy como mujer y mamá soy la voz de todas las mujeres que no pueden acceder a su diagnóstico ni a la cobertura de su tratamiento porque es caro”.

“No estamos acá para debatir acerca del concepto médico de la trombofilia, sino para luchar por el derecho de las mujeres a acceder a la maternidad en condiciones de igualdad”, afirmó Peña.

La actriz contó que perdió su tercer embarazo a los tres meses y no necesitó recibir tratamiento por trombofilia en sus dos embarazos anteriores.

Tanto el bloque Cambiemos como los funcionarios del Ministerio de Salud se manifestaron en contra del nuevo proyecto.

Mabel Maschio, de la Dirección Nacional de Sangre y Hemoderivados del Ministerio de Salud, consideró que “este proyecto no aporta ni corrige la ley anterior, y que esta ley no es necesaria”.

Asimismo, agregó que “esta iniciativa se basa en un preconcepto restrictivo de los consensos científicos y existen áreas del Ministerio que podrían hacerse cargo de esta situación”.

Los diputados de Cambiemos plantearon la sobremagnificación de la Trombofilia mientras que hay “otras 8 mil enfermedades no frecuentes para atender”.

Aunque no lo hicieron de modo explícito, los legisladores manifestaron la ecuación costo beneficio planteando el alto costo de este tratamiento para implementar a una minoría.

Estuvieron presentes también Ianina Castro, presidenta de Trombofilia y Embarazo; una representante de doctora Ingrid Di Marco, de la Dirección Nacional de Maternidad, Infancia y Adolescencia del Ministerio de Salud de la Nación; Dra. Mabel Maschio, Dirección Nacional de Sangre y Hemoderivados; Dra. Adriana Sarto, Especialista en Hematología y seguimiento de mujeres con embarazo y Trombofilia.

Para finalizar, Gaillard manifestó que “aquí hay personas, madres, organizaciones que aseguran que hay un problema: mujeres que pierden repetidas veces sus embarazos con el trauma que ello significa por no acceder a tiempo a un diagnóstico oportuno y una vez realizado el mismo no tienen garantizada la cobertura al tratamiento que necesitan.”

Fuente: Pharmabaires


Buscan impulsar la producción pública de medicamentos en Argentina

Se realizó una reunión en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, convocada por su Presidenta la diputada Carolina Gaillard, para evaluar el estado de la producción pública en nuestro país.

Dip. Carolina Gaillard, Presidenta de la Comisión de Salud HCDN

En la reunión se destacó la importancia de la producción pública en Argentina, que cuenta con una red de 39 laboratorios, distribuidos en 15 provincias, incluyendo la Ciudad de Buenos Aires. Estos laboratorios vienen sosteniendo en gran medida la provisión de medicamentos al sistema público, aunque también algunos participan en licitaciones internacionales y en el desarrollo de nuevos productos.

Como necesidades, se planteó no demorar las amplias posibilidades que otorga la ley 26.688/11 de producción pública de medicamentos y la creación de la ANLAP; articular las posibilidades de compras conjuntas entre la red de laboratorios existentes, fomentar su desarrollo tecnológico, acordar estrategias de producción de acuerdo a las necesidades regionales y nacionales, acordar estándares de calidad y centralizar los controles de productos.

También se planteó como necesaria su participación en cuanto a la innovación y desarrollo de nuevos fármacos y productos médicos, fomentando el trabajo en conjunto con las entidades científicas que dependen del Estado (coordinación de la investigación pública con la producción pública), como decisión estratégica en cuanto a una política nacional de medicamentos.

La puntana Berta Arenas (Compromiso Federal) presentó su proyecto de modificaciones de partidas presupuestarias para financiar los laboratorios públicos. Propone que se les destine el uno por ciento de lo obtenido por la venta de cigarrillos y lo mismo de la venta de cerveza. “Igual que cuando uno daña el medio ambiente debe pagar una multa o una compensación por ese daño, el consumidor de esos productos, que dañan la salud humana, debe contribuir a la salud mediante los impuestos”, justificó la legisladora.

El presidente de la Anlap, el doctor Adolfo Sánchez de León, esbozó los lineamientos de su gestión, que planteó como un plan estratégico para los próximos cinco años. Los ejes serán: la creación de un sistema de información centralizada; incrementar la participación de la producción pública de medicamentos en el presupuesto del Ministerio de Salud; organizar la producción para que los laboratorios no se superpongan; fomentar y financiar la investigación asociada entre los laboratorios y las universidades.

Representantes de varios laboratorios públicos, invitados a la reunión, dieron un panorama.

LIF, laboratorio público, Santa Fe

Roberto Ganin, gerente general de LIF (Laboratorio Industrial Farmacéutico, de Santa Fe), contó que en su provincia rige una ley, ya reglamentada, y que ya están en condiciones de trabajar con el Conicet en la investigación y la elaboración del aceite de cannabis. Sólo esperan la autorización de la Anmat para proveerse de la materia. Y le respondió por elevación a Sánchez de León (había dicho que en muchos casos es más caro comprar un medicamento a un laboratorio público que a uno privado) al preguntar con qué deben compararse los costos y precios de los laboratorios públicos. Toda vez que no se conoce y no es transparente la estructura de costos de los laboratorios privados, éstos falsifican los datos y muchas veces publican precios pero es imposible conseguir los remedios.

La doctora Noemí Raffo, de los Talleres Protegidos de Buenos Aires, también discrepó con Sánchez. Contó que ese laboratorio fue creado por Ramón Carrillo y que producía remedios contra la tuberculosis para todo el país. La falta de apoyo y financiamiento por parte del Gobierno de la Ciudad provoca que pierdan capacidad de producción, lo que se traduce, por ejemplo, en el faltante de medicamentos a fines del año pasado y la necesidad de recurrir a otros laboratorios para proveerlos. E hizo un planteo más que interesante, que luego fue retomado por otros expositores: los laboratorios públicos no deben limitarse a producir remedios baratos y masivos; también deben producir los de alto costo y baja incidencia, ya que los laboratorios son un instrumento de salud pública.

Los sanitaristas Daniel Gollán y José Carlos Escudero se refirieron a la necesidad de una política pública de medicamentos para abaratar costos, garantizar el acceso a la salud de la población de menores recursos y poner u límite a la rentabilidad de los grandes laboratorios privados. En ese sentido, el ex Ministro de Salud Daniel Gollan, durante cuya gestión se fomentó la producción pública y se impulsó la legislación necesaria, subrayó que “la mejor regulación es que el Estado disponga de la producción pública de medicamentos, para controlar el precio y el acceso a la población.”

El farmacéutico Ruben Sajem, Presidente del Colegio de Farmacéuticos de la Ciudad de Buenos Aires, destacó la necesidad de aprovechar las posibilidades que otorga la ley 26.688 para “desarrollar una política nacional de medicamentos, que incluya a los profesionales argentinos que trabajan en la investigación y desarrollo de nuevos fármacos y en la producción pública”.

La diputada Carolina Gaillard manifestó, al cierre de la sesión: “Fue muy importante porque estuvieron todos los actores implicados. Hay que insistir con que la producción de medicamentos es una política de Estado, garantiza la soberanía en Salud, por eso no puede cambiar con los gobiernos. Los remedios no son bienes de mercado”.

Producción en el LIF, Santa Fe

 


Los colegios de farmacéuticos le responden a la Academia Nacional de Medicina

Los colegios de farmacéuticos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (COFyBCF) y de la Provincia de Buenos Aires, se pronunciaron en favor del proyecto de Ley de la diputada Carolina Gaillard y respondieron a las críticas de la Academia Nacional de Medicina.

gaillard-bordo
Diputada Carolina Gaillard

El proyecto de Gaillard, que propone la eliminación definitiva del nombre comercial (o marca) del medicamento en las recetas a fin de asegurar el derecho de acceso a los medicamentos a un precio razonable (Expediente 770-D-2016), fue criticado la semana pasada por la Academia Nacional de Medicina.

En un comunicado titulado “El médico prescribe, el farmacéutico dispensa”, el COFyBCF aclara que han “advertido que algunas entidades médicas pretenden imponer su propio criterio e intervenir en actividades que son propias del ejercicio profesional farmacéutico, como es el caso de la dispensación, aún manifestándose en contra de expresas normativas legales”.

En línea con el proyecto de Gaillard, que brega por el acceso a medicamentos de calidad a bajo costo, el COFyBCF resalta que “se debe procurar que los pacientes no sean víctimas de abusos comerciales y puedan elegir libremente los medicamentos consultando a su farmacéutico las distintas opciones del fármaco prescripto en la receta, evitando que sean inducidos a adquirir una marca en particular, cuando no haya fundamentos que lo avalen”.

En el mismo sentido, el Colegio de Farmacéuticos bonaerense denuncia “un enorme desconocimiento de las leyes vigentes” del Dr. Manuel Martí, presidente de la Academia Nacional de Medicina; e invitaron a “revisar los informes de la Organización Mundial de la Salud y otras instituciones académicas sobre cómo el uso de la Denominación Común Internacional (nombre que se utiliza para referirse a los medicamentos genéricos) ´disminuye errores de prescripción y aumenta la accesibilidad al medicamento´”.

Fuente: Prensa Dip. Nac. Carolina Gaillard 


Suscripción

  1. requerido
  2. requerido
  3. (ingrese email valido)
 

En Facebook

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

En Twitter

Buscador de Noticias