Noticias de Farmacia

  • 0

Las universidades también defienden el modelo sanitario de farmacia contra el farmashopping

Hubo importantes definiciones de las casas de altos estudios en defensa del modelo sanitario de farmacia y a favor de la independencia profesional del farmacéutico. Emitieron resoluciones y comunicados la Facultad de La Plata, la Facultad de Farmacia de la UBA y el ECUAFyB, se incluyen los documentos en esta nota.

El Ente Coordinador de Unidades Académicas de Farmacia y Bioquímica, la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA y la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata emitieron esta semana sendos documentos de apoyo a la farmacia como centro de salud.

Las entidades académicas manifestaron frontalmente su oposición al dictamen de la Procuración General de la Nación, del 11 de abril pasado, que dio un guiño a la entrada de Farmacity a la provincia de Buenos Aires, en sintonía con la demanda de Mario Quintana contra  la Ley sanitaria 10.606 de ejercicio de la actividad farmacéutica.

Las universidades públicas y privadas manifestaron sus críticas al dictamen

Documento de posición de ECUAFyB:

ECUAFyB (Ente Coordinador de Unidades Académicas de Farmacia y Bioquímica) presentó un documento de posición en el cual sostiene que “observa con preocupación últimos acontecimientos referidos al dictamen de la Procuración General de la Nación” y entre los argumentos señala que “el medicamento es un bien social, y su acceso debe estar garantizado para asegurar la salud pública, atendiendo a la racional distribución de las farmacias comunitarias en todo el territorio, las cuales se constituyen en centros de atención primaria de la salud bajo la responsabilidad del único profesional experto: el farmacéutico”.

Sostiene también que “la figura jurídica de cuya titularidad depende el establecimiento sanitario, condiciona el libre desempeño profesional en vistas a las obligaciones normativas del propio ejercicio, donde el farmacéutico debe promover el uso racional y no mercantilista del medicamento en la dispensa, brindando sus servicios profesionales, los cuales son reconocidos en el mundo a través de innumerables documentos emitidos por la OMS, la OPS, la Federación Internacional de Farmacia, entre otras prestigiosas instituciones.”

“La Farmacia comunitaria, como centro de Atención Primaria de la Salud, debe centrar su organización, gestión y funcionamiento en actividades relacionadas a su rol sanitario, en desmedro de otras actividades comerciales ajenas a su rol natural vinculado a la Salud Pública”, señala el contundente documento de ECUAFyB.

 

Resolución del Consejo Directivo de la FFyB – UBA:

Por su parte, el Consejo Directivo de la Facultad de Farmacia de la UBA puntualizó en la Resolución N°128 que el pronunciamiento del procurador subrogante Casal “pretende sustentarse en el antiguo y desusado decreto desregulatorio 2284/91, tratando a la dispensa de los medicamentos como si se tratase de un simple acto mercantil”.

Destaca también que “de tomarse la decisión sugerida se afectará severamente la Salud Pública, ya que apunta a la concentración, poniendo el fin de lucro por encima de las necesidades sanitarias de la población”.

Se reafirma la importancia de los artículos 3° y 14° de la Ley 10.606 de la Provincia de Buenos Aires, “ya que los mismos son un reaseguro para que el Farmacéutico cumpla su función de asesorar a otros integrantes del equipo de salud y a la población sobre el uso racional del medicamento y otros productos para la salud”.

La decana Cristina Arranz y la secretaria académica Laura Schreier establecen “elevar la Resolución al Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires recomendando que se pronuncie a favor de la defensa de la Salud Pública y la profesión farmacéutica y lo eleve a la Corte Suprema de Justicia”.

Acceda en este link a la Resolución de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires – UBA

 

Resolución de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata:

También se manifestó en defensa de la ley sanitaria provincial 10.606. rechazando explícitamente el dictamen de la Procuración. Se destacan la importancia de los servicios farmacéuticos, a los que la población accede gratuitamente, por encima de consideraciones de carácter mercantil.

Fuente: COFA

 

 

 


  • 0

En defensa del modelo sanitario de farmacia

En este documento publicado por la Agrupación Médica Luis Aredez se toma postura a favor del modelo sanitario de farmacias. 

 Se rechaza el “modelo” de cadenas de farmacias “shoppings”, que se presenta publicitariamente como un adelanto o una alternativa “moderna” , y se detallan las propuestas más recientes de FIP y OPS/OMS para lo que deben ser las nuevas orientaciones de los servicios farmacéuticos, que coinciden con la propuesta del modelo sanitario de farmacias.

La nota advierte acerca del avance de los negocios privados sobre el derecho a la salud, que también se viene observando en otras áreas.

Transcribimos el artículo original:

EN DEFENSA DEL MODELO SANITARIO DE FARMACIAS – Documento publicado por la Agrupación Médica Luis Aredez

Es necesario reaccionar y tomar una postura firme y muy clara cuando se pretende avanzar sobre el derecho a la salud para dar lugar a los negocios privados. Hoy, esto está pasando en el sector farmacéutico.

En el caso de las farmacias, el intento se hizo más evidente, y llegó a algunos medios de prensa, porque está resultando beneficiado un funcionario público: el Vicejefe de Gabinete del gobierno nacional, el economista Mario Quintana, que es el fundador y dueño de la cadena de farmacias más grande de Argentina.

Funcionarios públicos con negocios privados

Desde que Quintana es funcionario público, su cadena de farmacias (Farmacity) fue favorecida por decisiones de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, el año pasado, y más recientemente por un dictamen de la Procuración General de la Nación. En el primer caso, se benefició a esa empresa en relación a la atención al PAMI; en el último caso el dictamen judicial sirvió para acompañar la intención de Quintana de instalar su cadena de farmacias en la provincia de Buenos Aires, donde una ley sanitaria se lo prohíbe.

También, se procesó a un alto funcionario del Ministerio de Salud de la Nación acusado de proteger a la empresa de Quintana, a la que no se le habrían aplicado las sanciones administrativas que correspondían. Las faltas sanitarias que se detuvieron serían más de cien.

El funcionario Quintana promueve para su cadena de farmacias el estilo “farmashopping”, un tipo de establecimiento comercial de venta polirrubro que busca maximizar ganancias y relega a un segundo plano la función sanitaria de las farmacias y el rol de los farmacéuticos como agentes de salud.

Para fundamentar sus argumentos, el dictamen de la Procuración se basó en el decreto 2284 del PEN, sancionado el 31 de octubre de 1991, a instancias del entonces Ministro de Economía Domingo Cavallo. El decreto desregulaba varios aspectos de la actividad farmacéutica; por ejemplo, permitió que fondos de inversión extranjeros pudieran ser propietarios de farmacias, a través de sociedades anónimas; también permitió la apertura de farmacias dentro de supermercados e impidió todo intento de distribución racional en la instalación de estos establecimientos sanitarios.

Lejos de mejorar el modelo de farmacias argentino y los servicios farmacéuticos, dándoles una orientación sanitaria y un lugar dentro del sistema de salud, se las desvirtuó y se favoreció el negocio de unas pocas empresas.

Se desmerece la función sociosanitaria de farmacias y farmacéuticos

Este modelo que se promueve ahora desde los más altos niveles del gobierno nacional argentino, ya ha demostrado sus efectos negativos en otros países sudamericanos.

El caso más conocido es el chileno, donde la desregulación absoluta del sector, en las últimas décadas, llevó a que la dispensa de medicamentos a la población esté concentrada a tal punto que es manejada por solamente tres cadenas de farmacias.

El perjuicio que se ocasionó en el país trasandino quedó en evidencia cuando se detectaron aumentos concertados de precios de más de 200 medicamentos, entre ellos muchos para enfermedades crónicas: epilepsia, diabetes, asma, reumatismo, hipertensión, y también antibióticos y anticonceptivos. Estas cadenas de farmacias concertaron sobreprecios de medicamentos de hasta el 3000 %. A la vez, en ellas el trabajo de los profesionales farmacéuticos es cada vez peor retribuído.

¿Cuál es el sistema “moderno” de farmacias?

Publicitariamente, el “modelo” de cadenas de farmacias “shoppings” se presenta como un adelanto, una alternativa “moderna” contra un modelo sanitario de farmacias que se quiere estigmatizar como “atrasado”. Esta es una falacia, que no resiste el más mínimo análisis cuando se consideran las últimas recomendaciones de los organismos sanitarios internacionales.

En efecto, si se consideran las directrices conjuntas de la FIP (Federación Internacional de Farmacias) y de la OMS sobre buenas prácticas de farmacia (año 2011), así como también las recomendaciones en cuanto a los estándares de calidad de los Servicios Farmacéuticos de la OPS/OMS (año 2013), el desarrollo de un modelo sanitario de farmacias sostiene propuestas muy distintas a las que quieren imponer Quintana y los grandes grupos económicos que actúan en alianza con él, que se orientan hacia el modelo chileno.

Tanto FIP, como OPS/OMS proponen un servicio farmacéutico cercano a la población, con inserción comunitaria, de cercanía, que brinde posibilidad de acceso a las consultas, a la educación sanitaria, al uso adecuado de los medicamentos, con una distribución racional de las farmacias para que sean la puerta de entrada al sistema sanitario formal. Es decir, todo lo contrario a lo que propone el modelo “farmashopping”: grandes superficies concentradas en los centros urbanos (donde es redituable el negocio), orientación al consumo inadecuado de medicamentos y subutilización de los recursos humanos formados.

Farmacias, CUS, AGNET, PAMI: negocios sin límite

Nada de lo anterior, sin embargo, puede sorprendernos. Va en línea con el avance de las estrategias de mercado y de los negocios privados sobre el derecho a la salud de la población, que también se viene observando en otras áreas.

La reforma del sistema de salud argentino, a través de la llamada “Cobertura Universal de Salud” (CUS), promovida por un decreto presidencial, también se propone generar ganancias a empresas privadas, retirándose el Estado de las prestaciones y dejando de lado regulaciones para generar un negocio que quedará en pocas manos.

En el PAMI, la tendencia es que el Estado sea un comprador de medicamentos de los grandes laboratorios (con un predominio cada vez más marcado de los laboratorios extranjeros) y de servicios a las farmacias (que terminará concentrándose en las grandes cadenas), ofreciendo cada vez menos beneficios y menos cobertura a los afiliados.

La Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AGNET), recientemente presentada en el Senado, acotará la responsabilidad del Estado a una cantidad limitada de prestaciones y al suministro de algunos medicamentos básicos, abriendo el negocio a empresas privadas para otro tipo de tratamientos y farmacoterapias.

En síntesis, hoy en el ámbito de las farmacias, como en otras áreas, se hace evidente que se favorecen negocios privados –muchas veces ligados a funcionarios públicos-, se limitan las posibilidades de los profesionales para desarrollarse y ofrecer sus servicios, subutilizándolos y subordinándolos a un interés comercial, a la vez que se hace cada vez más difícil el acceso a la salud para la población.

Ver el documento original aquí.


  • 0

De farmacias a farmashoppings: ¿el “cambio” hacia atrás?

Una crítica a la orientación que se le quiere dar a las farmacias argentinas.

En esta nota publicada por Nuevo Encuentro Salud de la Ciudad se analizan hechos recientes y se los pone en relación con iniciativas que ya han fracasado en el pasado.

Se remarca también la coincidencia de ideas entre Mario Quintana (dueño y fundador de Farmacity), Rodriguez Larreta (Gobernador de la Ciudad de Buenos Aires) y María E. Vidal (gobernadora de la Provincia de Buenos Aires), que están expuestas en un libro que escribieron juntos.

Transcribimos la nota original:

 

EL “CAMBIO” HACIA ATRÁS EN SALUD: DE FARMACIAS A FARMASHOPPINGS

El gobierno macrista aplica el concepto de Mario Quintana: no hay límites para los negocios.

Días pasados, causó sorpresa, malestar y alerta un dictamen de la Procuración General de la Nación a favor de Farmacity, la empresa del Vicejefe de Gabinete del gobierno nacional, Mario Quintana.

Causó sorpresa porque se opuso a tres fallos de la Justicia de la Provincia de Buenos Aires, que habían sido adversos a Farmacity. Estos fallos defendían la ley provincial, que regula y promueve un modelo sanitario de farmacias.

En efecto, la ley 10.606 de la provincia de Buenos Aires garantiza una distribución racional de establecimientos farmacéuticos en todo el territorio, en función de recomendaciones sanitarias de la Organización Mundial de la Salud, con parámetros de densidad poblacional y distancia para su instalación.

La ley permite la propiedad de las farmacias a profesionales farmacéuticos y a determinadas figuras societarias, de las que se excluye a las sociedades anónimas.

Ambas regulaciones legales obstaculizan los intereses de Mario Quintana, que no puede instalar su cadena de farmacias.

El modelo de farmacias propuesto por el funcionario, sustentado con dinero proveniente de fondos de inversión, sigue una orientación netamente comercial, no sanitaria, volcada a la oferta polirrubro, con un modelo “farmashopping” que banaliza los medicamentos transformándolos en un bien de consumo. Asimismo, desmerece la atención profesional farmacéutica y los servicios sanitarios que podrían brindarse en las farmacias, ocultándolos detrás de la oferta polirrubro que incluye golosinas, lencería y bazar.

Esto responde estrictamente a los criterios defendidos por Mario Quintana, planteados en conceptualizaciones teóricas, y llevados luego a la práctica en su modelo “farmashopping”.

 

Quintana, Rodriguez Larreta y Vidal: unidos por las mismas ideas

Resultado de imagen para domando al elefante blanco


El libro que escribieron juntos Quintana, Larreta y Vidal.

En un libro de 1998, titulado “Domando al elefante blanco”, escrito en colaboración con su ex compañero de estudios, el hoy gobernador y también economista Horacio Rodriguez Larreta, Mario Quintana expone temerariamente sus “soluciones” para atender derechos básicos, entre ellos la salud y la asistencia sanitaria.

Su propuesta es darle toda la autonomía posible a las empresas privadas para que se hagan cargo de las necesidades de la salud, haciendo con libertad sus negocios. En la práctica, esto lo traduce en requerir autonomía absoluta para sus “farmashoppings”, instalándolas donde le convenga, y vendiendo todo lo que sea rentable, olvidándose de la función sociosanitaria de estos establecimientos.

En el mencionado libro, participó una recién recibida, Licenciada en Ciencias Políticas en la Universidad Católica Argentina: María Eugenia Vidal. Resulta fácil observar los lazos conceptuales que unen a Vidal con Quintana, y los motivos por los que, la actual gobernadora de la Pcia. De Buenos Aires, no defiende las leyes sanitarias de su provincia, amenazadas por Quintana.

(Ver este link para información del libro de referencia)

 

El dictamen de la Procuración a la Corte: desregulatorio y a favor de la libertad de empresa

El reciente dictamen emitido por la Procuración es a la medida de Quintana: recomienda a la Corte Suprema de Justicia de la Nación aceptar el caso iniciado por el funcionario, y habilitar la sociedad anónima para permitir la entrada de su cadena de farmacias en cualquier territorio de la Nación.

El expediente, que había sido presentado por el propio Mario Quintana, sostenido actualmente en su calidad de funcionario público, implica un juicio al Estado, ya que litiga contra gobiernos provinciales.

El dictamen que firmó el Procurador interino Eduardo Casal (designado por el gobierno en lugar de Alejandra Gils Carbó) debe generar alerta también por sus fundamentos: se basa casi exclusivamente en el decreto de desregulación económica 2284 del año 1991, que habilitaba a que: “cualquier persona física o jurídica de cualquier naturaleza” pueda ser propietaria de farmacias, “sin ningún tipo de restricción de localización”.

Es decir, aquel decreto desregulatorio de los años noventa, impulsado por el entonces todopoderoso Domingo Cavallo, el ex Ministro de Economía, que llevó el país a la ruina, es el que otorga los “cambios” que ahora pide Quintana… veintisiete años después.

El mismo decreto 2284/91 es el que también permitió la venta de medicamentos en quioscos, y que los supermercados pudieran abrir pequeños “stands” de 20 metros cuadrados para la venta de medicamentos (no se los puede llamar farmacias) entre sus góndolas: el mismo modelo comercial que sigue ahora Quintana en sus farmashoppings.

En este link se puede ver la redacción original del decreto 2284/91, véanse los artículos a los que hacemos referencia: 13, 14 y 15, estos dos últimos pudieron ser modificados con posterioridad a instancias de las entidades profesionales farmacéuticas, pero el relativo a la propiedad de las farmacias es el único que aún se mantiene vigente, y fue justamente el utilizado en el dictamen de la Procuración para favorecer a Farmacity.

En definitiva, son las ideas de Mario Quintana, ahora funcionario, las que marcan el rumbo del gobierno y de la justicia macrista: los negocios avanzando sobre la salud, apartando todas las normativas y regulaciones que obstaculicen sus intereses económicos.

Ver nota original aquí.


  • 0

Villagra, reelegido en farmacias mutuales, disparó contra las “farmashopping”

Tras unas nuevas elecciones en el gremio, el dirigente fue reelecto por lista única, y dijo que una farmacia no es un supermercado.

El secretario general de la Asociación de Farmacias Mutuales y Sindicales de Argentina, Carlos Villagra, fue reelecto después de una semana de elecciones que convocaron a todas las farmacias del país. En diálogo con el programa radial Política del Sur, el dirigente destacó su lista única junto a 27 miembros en representación de las provincias.

“A pesar de la lista única, una elección siempre hace que se modifiquen cosas, es renovar y tener impulso para las propuestas”, declaró Villagra. Asimismo, detalló que las elecciones abarcan una semana para posibilitar un correcto envío del voto por correo según las ubicaciones de las farmacias. 

En este contexto, el dirigente sindical se refirió al debate por la reforma en La ley de Farmacias y descartó que su gremio “escape” a la posibilidad de discutir una nueva normativa. Argumentó que modificar la ley por la Justicia no es lo correcto, sino que se debería debatir dentro de las cámaras legislativas para proponerlo al Ejecutivo.

“Se podría rediscutir la ley, pero no con el mercado libre. Nosotros decimos farmacia o polirrubro, no se puede vender cualquier producto”, apuntó Villagra. En este sentido, remarcó su rechazo a la instalación de la cadena Farmacity en la provincia e indicó que la farmacia es entendida como un servicio de salud, no como un polirrubro.

“Nosotros decimos que, si beneficia a alguien, debe ser a la gente, brindando más servicios de salud, pero no para poner un supermercado”, sentenció.

Fuente: Política del Sur


  • 0

Patentes de medicamentos: informe alerta sobre impacto del Acuerdo Mercosur-UE

El acuerdo de libre comercio que prevén firmar este año los bloques económicos de la Unión Europea y el Mercosur podría afectar el acceso de los pacientes a medicamentos y otras tecnologías médicas debido a la modificación en plazos y alcance de las patentes, según un informe de la Fundación Grupo Efecto Positivo (GEP).


Las negociaciones para este acuerdo comenzaron en el año 2000 pero se han aplazado varias veces por diferencias entre los bloques. En los últimos años, sin embargo, el proceso parece llegar a su fin, y se prevé que en el primer semestre del año haya una reunión decisoria.

El acuerdo establece pautas para intercambios económicos en diferentes rubros, aranceles, cupos de exportación, cuestiones de propiedad intelectual e inversiones, entre otros temas.

En este marco, el diálogo no ha estado exento de dificultades y críticas, y en esa línea se presenta el trabajo del GEP, que compara costos de las drogas en distintos escenarios según algunos de los borradores del pacto y concluye que los aumentos podrían llegar a hasta 26,5 por ciento en 2050 con respecto a lo que saldría sin la firma del acuerdo.

Según el informe del GEP —una organización sin fines de lucro que trabaja por los enfermos de VIH—, eso ocurriría, por ejemplo, debido a la extensión del plazo de las patentes. “Las patentes en el Mercosur se otorgan por veinte años. Según el borrador al que tuvimos acceso, el acuerdo plantearía una extensión del plazo, aunque no está definido cuánto”, señaló Lorena Di Giano, directora de GEP, que espera que la difusión atenúe el impacto potencial.

Entre otros puntos, el acuerdo incluye clásulas de confidencialidad de datos de pacientes, y el informe del GEP señala que estas medidas también son perjudiciales. Sin embargo, lo más preocupante del estudio es que demuestra cómo se comportarían los precios.

Di Giano pone un ejemplo: “El presupuesto para Sida en Argentina fue de US$ 113 millones en 2016. Con la extensión de patentes, sólo para seis medicamentos (10 por ciento total), cuatro de VIH y dos de hepatitis c, se necesitarían 76 millones, es decir, una gran parte de ese presupuesto. Son datos reveladores y muestran el impacto de la firma del acuerdo así como se plantea”.

El informe de GEP fue acercado a los negociadores técnicos del Mercosur que entendieron los riesgos, pero de todas maneras las decisiones se toman en esferas ministeriales y presidenciales.

“Es preocupante lo que plantea el informe si se firmara el acuerdo”, dice Fernando Avellaneda, presidente de la prestadora de servicio de salud obra social de la provincia argentina de Tucumán y vocal del Consejo de Obras y Servicios Sociales Provinciales de la República Argentina (Cosspra).

Avellaneda trabajó en el área de salud del Mercosur en 2009 y 2010. Desde entonces, dice, ve cómo representantes de grandes laboratorios a través de distintos organismos piden modelos de libre comercio total.

“Es parte de la estrategia de las compañías, que buscan concentrarse en medicamentos caros, que no puedan tener genéricos (o biosimilares)… En resumen, todo lo que impide acceso a medicamentos no debe ser aceptado, teniendo en cuenta que eso es parte de los derechos humanos”, dice.

Con ello coincide Rubén Sajem, presidente Sección de Farmacéuticos del Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal de Argentina (COFyBCF): “Corresponde rechazar la falacia de que una protección extrema a los laboratorios innovadores funciona como un incentivo global a la investigación y desarrollo de nuevos medicamentos”.

“Por el contrario, no hace más que profundizar la asimetría en la posibilidad de investigación y desarrollo de nuevos medicamentos, y esto es grave en países que tienen una industria farmacéutica con muy buenos recursos profesionales y técnicos, que es posible desarrollar y mejorar”, agrega.

Los precios ya son caros y el acuerdo lo puede agravar aún más, explicó Sajem. “El laboratorio propietario de una patente tiene discrecionalidad absoluta sobre el medicamento, en cuanto a su elaboración, al precio, y también sobre los canales y condiciones de distribución y dispensa, en los que trata de maximizar ganancias imponiendo sus condiciones de comercialización”.

Enlace al informe de la Fundación Grupo Efecto Positivo (GEP)

Fuente: scidev.net


  • 0

Visitadores médicos rechazan proyecto de Ocaña: “solo blanqueará los sobornos”

La diputada nacional Graciela Ocaña presentó un proyecto de ley que obliga a los laboratorios a informar sobre sus obsequios a los médicos, las invitaciones a congresos internacionales y los honorarios  que abonan a los profesionales por participar de simposios. La iniciativa generó el rechazo de los visitadores médicos, porque busca regular algo que en realidad está prohibido.

Los visitadores médicos salieron a cruzar a la legisladora.

Ricardo Peidro, Secretario General de la Asociación de Agentes de Propaganda Médica de la República advirtió que “si el proyecto de ley anunciado va en consonancia con el que presentó la Diputada (entonces Legisladora) en la legislatura porteña, y que luego fue aprobado en diciembre de 2016, desde la AAPM de la RA ratificaremos la denuncia de que esa Ley sólo beneficiaría a la Industria farmacéutica y que lo que haría es blanquear las coimas que tanto dice combatir”.

“AAPM ya lo denunció en 2016 cuando Ocaña se refiere a la regulación de los incentivos, no se trata de prácticas no reguladas en la actividad: Las leyes hoy ya establecen claramente que son prácticas PROHIBIDAS, por ser consideradas contrarias a la ética y la salud colectiva. En la Ley aprobada en la Legislatura, Ocaña misma se contradijo al considerarlas en los fundamentos como “prácticas espurias” pero luego avalándolas en el articulado de la misma”, aseguró Peidro.

“En 2016 cuando nos opusimos a la presentación de este proyecto en la legislatura porteña señalamos que este problema se solucionaría si el Ministerio de Salud se hiciera cargo de hacer cumplir las normativas hoy vigentes en materia de promoción de medicamentos, como las leyes de profesionalidad de los agentes de propaganda médica, vigentes en todo el país” reiteró Peidro.

“A saber, las Leyes de Profesionalidad que regula la práctica de los APM, por ejemplo la que se refiere a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en el artículo 10 dice: “Los laboratorios, empresas, distribuidores o representantes de los mismos que promuevan la violación de las disposiciones establecidas en la presente ley por parte de los agentes de propaganda médica, serán pasibles de multas que podrán variar, en relación a la falta, entre 50 y 200 sueldos básicos del convenio colectivo de los agentes de propaganda médica”, completó en un comunicado.

Fuente: Pharmabaires


  • 0

Perdió Farmacity

Tags :

Category : Farmacia , Salud

Toda la oposición estuvo de acuerdo en votar contra la cadena del funcionario Mario Quintana.

La oposición en la Cámara de Diputados en la Provincia de Buenos Aires consiguió aprobar por 43 votos a 40 una reforma a la Ley de Farmacias bonaerense, para bloquear el desembarco de Farmacity. El proyecto presentado por el Frente Renovador fue votado al término de una tensa sesión parlamentaria en la que no faltaron imputaciones contra el ex Ceo de la cadena y actual vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, como así también entre los legisladores.

El proyecto debe ahora ser debatido por el Senado bonaerense, donde el oficialismo tiene mayoría y la única expectativa es que se abstengan o voten por la afirmativa algunos senadores radicales, en virtud de la presión que perciben en sus respectivos distritos contra el desembarco de la cadena de farmacias.

La voz cantante del debate fue el diputado massista Lisandro Bonelli, quien en su intervención afirmó que “la Ley de Farmacias actual es clara para todos, menos para Quintana”.

El proyecto del legislador vino a completar una interpretación de la Ley de Farmacias sobre la prohibición de que sociedades anónimas sean propietarias de farmacias en territorio bonaerense.

La iniciativa del diputado Lisandro Bonelli declara “taxativo”, el artículo 14 de la ley 10.606, el punto que detalla quiénes pueden instalar farmacias en la provincia.

La ley no detalla la prohibición a las sociedades anónimas (tal el caso de Farmacity) y ese fue el resquicio legal del que se aferra Farmacity desde los tiempos de Mario Quintana como CEO para batallar en la Justicia.

El legislador massista expresó durante su intervención que “estamos discutiendo qué modelo de farmacia queremos en nuestro país, y creo que hay tres cuestiones a debatir: las normativas, la organización y función, y el por qué estamos evaluando esto”.

“La ley actual es clara todos, menos para Quintana y su negocio, porque quiere seguir lucrando con los medicamentos, entonces no debe haber ninguna discusión sobre este modelo”, enfatizó Bonelli.

El legislador aseveró que “un medicamento no es una mercancía, con un medicamento se mide si alguien vive o no vive, si se cura o no, es cuestión de salud. Yo quisiera que la gobernadora se exprese, porque es un tema de interés público”.

La legisladora radical Alejandra Lorden, vocera del oficialismo y presidenta de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, pidió discutir una nueva Ley de Farmacias, o sea un salto hacia adelante.

“Nosotros estamos del lado de los farmacéuticos. Por eso planteamos la necesidad de discutir una nueva ley. Una norma que se traduzca en una ley moderna y no en un parche como plantea la oposición“, propuso Lorden.

Mientras era silbada por los farmacéuticos presentes pese a que dijo que estaba de su lado, agregó que “no estamos por la comercialización, nos merecemos una ley moderna. No creemos que la solución sea una normativa existente, necesitamos trabajar coordinadamente con aquellos a quien toca esta ley”.

La diputada de la Coalición Cívica, Maricel Echecoin Moro, en sintonía con su compañera del radicalismo, apuntó contra la oposición en su conjunto: “Ustedes saben que agregar la palabra ‘taxativo’ o no a la ley no tiene efecto jurídico alguno. Esta ley no viene a resolver la cuestión de fondo”.

Maricel Etchecoin Moro, advirtió que hay empresarios farmacéuticos “que tienen connivencia con la política; nosotros vamos a defender a los verdaderos farmacéuticos”.

Su intervención fue también acompañada de abucheos cuando enfáticamente  vinculó al sonado caso de la efredina con el financiamiento de campañas electorales y aseveró que “a mi no me corren los Quintana porque no tengo parientes en los laboratorios”. Por el contrario mencionó a dueños de farmacias que habrían aportado al Frente para la Victoria en 2015.

El bloque de Unidad Ciudadana en cambio sí aprovechó el debate para vincular los intereses de Mario Quintana (aún dueño de un porcentaje de acciones de Farmacity) con los discursos oficialistas que buscaron frenar la iniciativa.

Carlos Moreno de Unidad Ciudadana remarcó que Farmacity “no es producto del esfuerzo de un vecino común, sino que es de Quintana, un personaje funcional a Mauricio Macri. Cada vez que abría un comercio de esa cadena, cerraron cinco farmacias”.

En tal sentido el diputado Bonelli twitteo durante la sesión: El caso de la ciudad de Buenos Aires es testigo. Hay más de 150 sucursales de #Farmacity en la zona más pudiente, pero tan sólo 21 en los barrios más pobres.#NoAFarmacity porque la salud no es un negocio. La ley es clara y todos debemos cumplirla @mauriciomacri #Quintana

Mientras se discutía el proyecto, los farmacéuticos bonaerenses se movilizaron hasta la Casa de Gobierno para exigir de la gobernadora María Eugenia Vidal que se pronuncie contra el desembarco de Farmacity.

De la Casa de Gobierno se desplazaron a la Legislatura donde había comenzado el picante debate.

La protesta, de la que participaron farmacéuticos del interior de la provincia y del conurbano bonaerense, se realizó bajo el lema “Defender un modelo sanitario de farmacias para nuestra provincia”.

“En la provincia hay 7600 farmacéuticos matriculados y 4500 farmacias. Los farmacéuticos estén cada vez más indignados de ver cómo se ponen por encima los intereses de una sola empresa y se destruye un sistema sanitario que da resultados”, dijo a Télam la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires (Colfarma) y de la Confederación de Farmacéuticos Argentinos (COFA), María Isabel Reinoso.

En la protesta, se leyó una “carta abierta” a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, a quien le solicitaron que se pronuncie sobre el tema.

Vidal no expresa cuál es el modelo de salud que quiere para los 16 millones de bonaerenses. Ella no puede incidir en la justicia, pero consideramos que debe pronunciarse”, exigió Reinoso.

Con esta discusión, “se debaten dos modelos: si la provincia va a tener un modelo sanitario o si va a imperar el modelo de mercado”, completó Reinoso .

Fuente: Pharmabaires


  • 0

Pami y la industria mejoraron las bonificaciones, y COFA aceptó el nuevo convenio

Category : Farmacia , Salud

Las farmacias seguirán atendiendo a los jubilados en el marco del convenio PAMI, pero monitoreando el cumplimiento del acuerdo para asegurar la sustentabilidad de las farmacias.

El PAMI hizo llegar a la Confederación  Farmacéutica Argentina (COFA)  una nueva escala de bonificaciones para las farmacias, que fue aceptada por los colegios profesionales adheridos a la entidad, por unanimidad.

De acuerdo al nuevo esquema, las bonificaciones promedio a nivel nacional serán de 11,60 puntos (antes eran 13,60 promedio) y para las insulinas de 13 puntos.

Para las farmacias pequeñas y medianas incluidas en el “calce financiero” (un mecanismo de pago anticipado para cubrir el costo de los medicamentos a la farmacia) la bonificación desciende dos puntos, respecto a lo que venían aportando, dependiendo de la ubicación en las distintas provincias o regiones del país.

Por ejemplo, en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano, la bonificación asumida por las farmacias será de entre 14 y 15 puntos, cuando antes llegaban al 16% e incluso a más del 17%. Otras regiones del interior del país que debían aportar el 10%, ahora aportarán el 8%.

La rebaja fue posible porque el PAMI, al finalizar la negociación, cedió 0,50 puntos y la industria otro porcentaje similar. Sin embargo, la industria solo aceptó ceder esos 0,50 puntos para las farmacias pequeñas y medianas, y no para las farmacias que sean propiedad de grupos económicos.

Las negociaciones duraron meses. Se había partido en febrero de una propuesta donde el 70% de las farmacias subían su bonificación, una bonificación plana del 15% (que se proponía para todas las farmacias igual, sean pequeñas o de cadenas) precios máximos ponderados y una baja de precios para el PAMI de un 30% retroactiva a diciembre.

Durante la negociación se fueron acordando mejores términos para las farmacias: se acordó la baja del 2% de bonificación para todas las farmacias que se encuentran en el calce financiero y 1,5% de reducción para aquellas que están fuera del calce. Esto es para todos los medicamentos y todos los segmentos .

Por otro lado la compensación de la diferencia de costo  (PVP público – PVP PAMI), producto de trabajar con precios desdoblados, será total para las farmacias y se emitirá a las 72hs. del cierre de cada quincena. Se emitirá con una nota de crédito en forma detallada y transparente, para que la farmacia pueda controlar la compensación entre PVP público – PVP PAMI . 

También, cada región mantendrá su bonificación diferencial, de acuerdo a la zona geográfica, con la baja de puntos que corresponda en cada caso.

Si bien los farmacéuticos no se mostraron conformes con el modo de trabajo con dos precios, esas condiciones fueron acordadas entre PAMI y la industria, y se espera que a futuro se reconsidere, ya que es motivo de imprevisibilidad en el convenio, tendiendo que abonar las farmacias dicha diferencia a las droguerias en sus resúmenes de pago de cuenta corriente, aunque luego se les reintegre.

La decisión fue respaldada por unanimidad por los colegios de la Red COFA, cuyos directivos subrayaron que “termina una intensa lucha y comienza la siguiente, para que se cumplan los plazos de pago de las prestaciones …, aquí no hay respiro ni tregua.”


  • 0

Cassinotti (PAMI) muy duro: dice que la industria farmacéutica argentina “no sabe competir”

Durísimas declaraciones del interventor del PAMI advierten de la mala predisposición del gobierno hacia la industria farmacéutica argentina, que hoy solamente se le adjudicaba a Mario Quintana (Farmacity). Dijo que la industria nacional del medicamento “no sabe competir”, a pesar de que ofrece medicamentos de uso común para los jubilados que son mucho más económicos que los equivalentes de laboratorios extranjeros. Por otro lado, el PAMI seguirá pagando fortunas a los laboratorios extranjeros por medicamentos “innovadores” o patentados. Si el gobierno “le suelta la mano” a los laboratorios nacionales se anticipa una pelea dura por los derechos de patentes exclusivas que estarán en discusión próximanente.

Sergio Cassinotti, el titular del PAMI, afirmó que los laboratorios argentinos cazaban en un zoológico que, además, se parcelaban. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, habló de “cartelización”. Duros términos para denostar a un sector industrial que hasta hace pocos años era considerado como un modelo de inversión y desarrollo y que recibía los créditos del Bicentenario para impulsar la investigación en el país.

“Estos muchachos (por los laboratorios) se habían acostumbrado a cazar en un zoológico y encima se repartían la jaula”, señaló Cassinotti en declaraciones a La Nación.

“Rompimos un modelo de 20 años. Antes negociábamos bonificaciones y ahora fijamos los precios de los medicamentos. Antes no podíamos licitar  porque un convenio lo prohibía. Con las licitaciones se acabó el viejo modelo y tendrán que competir. Ese es el gran cambio”, reforzó el titular del PAMI.

Estilo cuasi patoteril”, fue el análisis de un vocero de los laboratorios nacionales, sobre las declaraciones de Cassinotti que provocaron desagrado y fastidio entre los empresarios del sector. A algunos les habrá arruinado la “tregua” de Semana Santa. Y a otros les habrá recordado a Guillermo Moreno, de quien solían quejarse por sus modales cuando era el secretario de Comercio.

En esos tiempos, por lo menos- añorarán algunos en el actual contexto- había un incentivo para la industria farmacéutica como eran los créditos del Bicentenario, versión abreviada del Programa de Financiamiento Productivo del Bicentenario.

También durante el feriado de Semana Santa, algunos periodistas audiovisuales y columnistas de fin de semana se ocuparon de recordar que la industria farmacéutica fue de las principales aportantes a la campaña presidencial de Mauiricio Macri y que en particular algunos laboratorios hicieron “generosas contribuciones” y hoy no entienden porqué el destrato y sobre todo el escarnio público.

Para el gobierno también parece que existe un zoológico en el que es fácil cazar. Solo laboratorios. Nunca las cerealeras multinacionales del puerto de Rosario, sector mucho más concentrado que los laboratorios. Ni las empresas de alimentos y productos lácteos que se reparten el mercado con los dedos de una mano. Tampoco los supermercados, otro sector  ”cartelizado” si se usara la misma vara.

Pero el zoológico de Cassinotti, los vicejefes de Gabinete, Gustavo Lopetegui y Mario Quintana –de quien los periodistas dominicales insisten en que fue el autor intelectual de la batalla contra  los laboratorios- y el presidente Macri, se cerró también por dentro dejando escasas vías de escape, quizás para no ser tildados de “llorones”.

La condescendencia oficialista de algunos empresarios tampoco ha sido retribuida. Para Cassinotti los culpables de las durísimas negociaciones han sido los laboratorios nacionales de CILFA.

Cooperala hubiera firmado mucho antes, pero no lo hizo porque negoció con CILFA. En cambio, Caeme terminó firmando mucho más rápido porque están acostumbrados a competir”, afirmó Cassinotti a La Nación.


Precios de laboratorios extranjeros vs. nacionales en medicamentos PAMI

Cassinotti elogió en Argentina una supuesta actitud de las multinacionales que contradice la opinión que tienen de esas mismas multinacionales en el Congreso de Washington y en una decena de estados norteamericanos, que intentan frenar el abuso de precios y acusan a la industria farmacéutica de practicar un feroz lobby.

La repregunta del periodista de La Nación dio píe para otro palazo para los nacionales: “acá no querían competir. Los laboratorios crecieron durante muchos años por este tipo de contratos”, respondió Cassinotti, aunque a continuación trató de suavizar elogiando el esfuerzo que comprometieron en el nuevo convenio.

A esta altura queda en evidencia para el lector que las multinacionales tienen un comportamiento menos corporativo. Que no son tan malas, a diferencia de los nacionales. Esos nacionales que no pueden levantar sus plantas, ni mudarse a China o Malasia y que acompañaron –como escribieron los columnistas dominicales- con generosidad la campaña financiera del macrismo hacia la presidencia.

Cualquier comparación con el cuento del escorpión que tiene que cruzar el rio, sería de mal gusto.

Y también sería inoportuno anticipar lo que se viene, ya que se vislumbra un nuevo escenario de tensiones permanentes. Por eso “tregua” es el término correcto para este remanso “pos-convenio” que tendrá manifestaciones urticantes como anticiparon Cassinotti, el vicejefe de Gabinete Lopetegui y el ministro de Finanzas Nicolás Dujovne.

Dujovne en la mesa de Mirtha Legrand afirmó que “se acabaron las negociaciones con las cámaras porque de esa manera la industria farmacéutica actúa en forma cartelizada. De aquí en adelante las negociaciones son laboratorio por laboratorio”.   

La cartelización de la que habla Dujovne parece remitir a un acuerdo de precios entre un grupo reducido de laboratorios. Sin embargo, cuando un medicamento como Espinraza para la Atrofia muscular espinal ingresa al mercado argentino a un precio de 150 mil dólares el tratamiento no hay cartelización, simplemente porque no hay un competidor nacional.

Y el acuerdo de PAMI tiene un aspecto oculto que son las facilidades que el gobierno seguirá otorgando a las multinacionales a través del INPI, en materia de patentes y vías rápidas para registrar nuevos medicamentos en el país.

La jaula, según parece, ya no alcanza para que cacen nacionales y extranjeros, grandes y chicos….hay algunos cazadores “nativos” que serán eyectados para que cacen sólo las multinacionales, porque un gobierno tan dependiente del financiamiento externo, tiene que ceder a las presiones de las casas matrices y sus embajadores.

Como ocurrió en tiempos del presidente Raúl Alfonsín y Aldo Neri en el Ministerio de Salud, cuando el embajador de Suiza fue a “explicar” como debía ser una política nacional de medicamentos…desde la óptica de las casas matrices en Basilea.

Ahora parece repetirse la historia…pero en sentido inverso y si el gobierno de Alfonsín potencializó la industria nacional del medicamento- una política de la que el radicalismo se había enorgullecido hasta ahora- la mirada de Cambiemos es aliarse con un sector concentrado y poderoso, que cotiza en las bolsas de Wall Street, Zurich y Francfort.

Fuentes: Pharmabaires, La Nación, Kairos


  • 0

Convenio PAMI- medicamentos: desconfianza y situación incierta en la atención a los jubilados

La intención del PAMI de ahorrar con los medicamentos para los jubilados se concretó de la peor manera y con un acuerdo a los tironeos que no dejó satisfecho a nadie. La situación es inestable y la desconfianza lleva a que se exija asegurar todo lo conversado por escrito. Además, casi nadie cree que lo acordado pueda llevarse adelante. Piden que se compense el 100% de la pérdida de rentabilidad de la farmacia.

 

El acuerdo fue desventajoso para los laboratorios nacionales: la rentabilidad de la industria farmacéutica caerá al menos el 23 por ciento este año en virtud de las condiciones de precios que impone el nuevo Convenio PAMI. Incluso, para los pequeños y medianos el abismo será mayor. Las secuelas serán ajustes, cancelación de inversiones y achicamiento de sus planteles profesionales, vislumbraron fuentes del sector.

Un laboratorio de primera línea de capital nacional ya calculó que su rentabilidad descenderá este año 23 por ciento a causa de los denominados Precios PAMI y la obligación de ajustar solo el 70 por ciento del índice inflacionario trimestral. O sea, con una inflación que se encamina por sobre el 20 por ciento, sólo podrá ajustar entre el 14 y el 15 por ciento.

Por primera vez desde la década del 90 – cuando arreciaba el vendaval de la Ley de Patentes – corre riesgo la sustentabilidad de los pequeños y medianos laboratorios nacionales.

“El “apriete” como lo definieron en las empresas locales fue decisivo para destrabar la negociación. Es que tras la amenaza del PAMI de que los denunciaría penalmente por presunta cartelización y de que abriría un expediente contra ellos en la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, los laboratorios se habrían convencido de que no había más margen para negociar”, escribió La Nación.

A su vez, Clarín escribió que los laboratorios nacionales percibieron que proseguir con esta “guerra” provocaría un “daño económico mayor” del que sufrirán con la firma del convenio y que la amenaza de PAMI de judicializar el conflicto, era un escenario de consecuencias negativas.

Por lo menos consiguieron un Precio PAMI que es una forma elíptica de evitar que la misma rebaja de precios del 5 por ciento se traslade a obras sociales, prepagas y clínicas privadas, entre otros compradores a granel. Aunque tampoco es seguro que lo consigan con las compras en conjunto que se vienen ahora desde la Superintendencia de Servicios de Salud y el Ministerio de Salud. 

 

QUÉ DICE EL GOBIERNO

El ministro de Salud, Alfredo Rubinstein, afirmó que con el nuevo convenio PAMI “proponemos la reducción de precios a través de la competencia” y prometió “fuertes reducciones” a través de “licitaciones consolidadas”.

Sin embargo, confirmó que en medicamentos de alto costo “no habrá precios topes”, aunque intentarán conseguir “fuertes reducciones” mediante licitaciones consolidadas o sea en conjunto entre la Superintendencia de Servicios de Salud, el Ministerio de Salud, el PAMI y la obra social bonaerense IOMA.

El ministro citó como ejemplo la reciente licitación de Factor VIII que ganaron las multinacionales Pfizer y CSL Behring, con diferencias de cotizaciones de hasta 286 millones de pesos entre el mejor y el peor oferente.

Igualmente, en el convenio PAMI se reservan 800 millones de pesos (alrededor de 35 millones de pesos) para “medicamentos innovadores”.

El Ministro Rubinstein resaltó que “era muy alto lo que venían ganando los laboratorios porque no había contraparte fuerte”.

También confirmó que “habrá topes por drogas y que los laboratorios decidirán si entran o no” al convenio con sus productos (todos, algunos o ninguno).

También descartó que falten medicamentos y avanzó tímidamente hacia la prescripción por nombre genérico, al afirmar que “la ANMAT garantiza la intercambiabilidad de los medicamentos”, reforzó que en Argentina existen “los genéricos de marca” y que el gobierno alentará los exámenes de bioequivalencia”.

Como ejemplo, mencionó que del enalapril, uno de los medicamentos más consumidos por los jubilados, “hay muchos en el mercado”.

 

PIDEN QUE SE COMPENSE A LAS FARMACIAS

Los farmacéuticos tampoco quedaron conformes con el nuevo convenio PAMI, porque no consiguieron que se les descontara cinco puntos en la bonificación obligatoria, pero por lo menos seguirán transfiriendo los pagos a través de las entidades nacionales y no en forma separada a Colegios, Cámaras o grupos de farmacias, en una fragmentación que se fomentaba del PAMI y que hubiera debilitado al sector.

También evitaron que Farmacity se convierta en un jugador pleno del sistema a través de su red de sucursales, y deberá seguir operando con una bonificación diferenciada, que – al igual que para todas las farmacias, desde Jujuy a Tierra del Fuego – baja un punto.

Es evidente que la exposición mediática – que se disparó con una nota de Pharmabaires- y la resistencia de los farmacéuticos frenaron la intención de fijar una bonificación plana para todos del 15 por ciento como propuso PAMI al comienzo”, señaló un dirigente del Colegio Farmacéutico de Capital Federal.

En lugar de una bonificación plana, que hubiera sido igual tanto para las farmacias chicas como para las de cadenas, según proponía la redacción original del convenio propuesta por PAMI, los farmacéuticos propusieron una bonificación escalonada de acuerdo a la cantidad de recetas atendidas, en base a un sistema solidario que permita mantener la red de atención y la atención a los afiliados en forma sustentable para todas las farmacias.

En el ámbito capitalino, la bonificación de la mayoría de las farmacias es del 17,35 por ciento y baja un punto. De la misma forma, las del interior que bonificaban a PAMI con el 12 por ciento pasan a 11 por ciento.

“Para una farmacia mediana que factura 300 mil pesos por quincena de PAMI, ese punto adicional representa una baja de 2 mil pesos promedio. Ese punto adicional se da para contrarrestar la baja del precio porque el sustento de la farmacia está en el precio del medicamento. Así que ese punto adicional no es un regalo, es para compensar la baja del precio de los medicamentos durante todo el año, ya que de acuerdo al convenio podrán aumentar solo hasta el 70 por ciento de la inflación. ”, explicó el dirigente.

Ese punto también baja para las farmacias grandes y las cadenas como Farmacity que del 26,5  por ciento  pasa al 25,5 por ciento. “Ese punto para ellos si representa muchos millones”, comparó.

Además de la bonificación,  es fundamental el aspecto financiero, que la farmacia cobre de PAMI dentro de los plazos en que tiene que pagar a su droguería. Esto ya hoy está dejando afuera de la atención a PAMI a muchas farmacias pequeñas y medianas. Ahora, se sumará que no se compensará la pérdida de rentabilidad que vendrá como consecuencia del congelamiento del “precio PAMI” y de tener que afrontar una inflación de entre el 2 y 3 por ciento mensual en los costos fijos y gastos de las farmacias, con pagos que se completan a los 90 días, explican los farmacéuticos.

María Isabel Reinoso, presidenta de la Confederación Farmacéutica Argentina lamentó que “hacen acuerdos con los laboratorios pero se olvidan de las farmacias, que son quienes aseguran la entrega de los medicamentos a los jubilados”.

Asimismo, Reinoso explicó que “así, el convenio no va a ser muy duradero porque las farmacias van a seguir comprando cada vez más caro y vendiendo más barato. Se lo advertimos al PAMI, al gobierno y a la industria farmacéutica”.

Por último, la Presidente de la COFA sostuvo que “estamos pidiendo que se compense a las farmacias el 100% de lo que pierden con la rebaja de precios, y se revalúe su situación cada tres meses, junto con la evaluación de los precios de los medicamentos que se propone”.

 

No obstante la frustración de todos los actores, el gobierno intentará mostrar como un triunfo político el nuevo escenario que consiguió Sergio Cassinotti, el titular del PAMI.

 

Fuentes: Pharmabaires, Inversor Salud


Suscripción

  1. requerido
  2. requerido
  3. (ingrese email valido)
 

En Facebook

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

En Twitter