PAMI: Cassinotti “sacrifica a la cabra” para que le cierren los números

PAMI: Cassinotti “sacrifica a la cabra” para que le cierren los números

El PAMI requiere de una solución política y por eso las cámaras farmacéuticas pidieron una entrevista con el Jefe del Gabinete, pasando por encima de Cassinotti. Para el interventor del PAMI Sergio Cassinotti hay que “salvar al lobo y sacrificar a la cabra” para que los números cierren, pero con la intrigante metáfora molestó a  los propios intendentes de Cambiemos. Finalmente, y ante el ruido político en un año electoral, todo indica que continuará el convenio que une al PAMI con la industria.

El Jefe de Gabinete, Marcos Peña, intervino en las negociaciones y recibió a los presidentes de las tres cámaras de la industria farmacéutica (CILFA, CAEME y COOPERALA) en pos de una salida política al conflicto por el Convenio PAMI,  luego de semanas de frustrantes reuniones técnicas.

De mínima, la aspiración de los directivos es que no los trate de “llorones” como el año pasado. De máxima, que se encarrilen las negociaciones para renovar el contrato.

Nadie supone ya la muerte definitiva del Convenio PAMI, en un año electoral.

Pero hay un ajuste que excede a los medicamentos y con el objetivo de cerrar los números cueste lo que cueste es que Cassinotti ha desembarcado en el PAMI. Sin pátina política y sin la obligación de quedar bien con la propia estructura política de Cambiemos.

Solo así se explica que se haya desatado un vendaval de críticas de los jefes municipales de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, quienes exigieron su comparecencia en un cónclave partidario, el pasado el fin de semana.

El disparador fue el sistema de cápitas que reintrodujo para las clínicas y sanatorios bonaerenses y que se remonta a la gestión de Matilde Menéndez al frente del PAMI durante la presidencia de Carlos Menem. O sea, una suma fija y una cantidad de afiliados. El excedente lo pagan los intendentes.

¿QUIÉN SERÍA LA CABRA?

El sistema capitado no me gusta, pero tengo la necesidad de reducir el déficit. Acá hay que dejar a la cabra viva y al lobo satisfecho. Y a veces es difícil dejar a la cabra viva”, graficó Cassinotti, cuando anunció el nuevo sistema junto a la ministra de Salud bonaerense, Zulma Ortiz.

El funcionario no explicó si la cabra a sacrificar es una metáfora del afiliado al PAMI  o directamente del PAMI como organismo.

“Es mentira que esto sirva para transparentar el gasto. La transparencia se logra con mecanismos de control adecuados y con honestidad. Tengo serias dudas que quienes administraron hasta hace poco el IOMA puedan con el PAMI”, defenestró el vicepresidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados bonaerense, Pablo Garate, del Frente Renovador, reprodujo La Politica Online.

Marcos Peña ya tuvo un paso turbulento por la Cámara de Diputados –durante la presentación de su informe de gestión- cuando la presidenta de la Comisión de Salud, Carolina Gaillard (FpV), le recriminó que “nos preocupa el ajuste brutal que se está llevando adelante en el PAMI”.

Gaillard también reclamó el control de precios de los medicamentos, pero la respuesta del Jefe de Gabinete fue contundente:

“El gobierno no está de acuerdo con el control de precios de los medicamentos, sino que estamos convencidos de que el instrumento para garantizar los precios de los medicamentos es la libre competencia y acá tenemos una diferencia de concepto”, respondió Peña.

En medio de los idas y vueltas, Guillermo  Moreno,  en un programa de televisión, apuntó a que en este conflicto del PAMI se mueve detrás de bastidores el vicejefe de Gabinete Mario Quintana,  al revelar que durante su gestión le propuso un esquema en el que desaparecían las farmacias “chicas”  a las que consideraba “inviables” y pedía la apertura de las importaciones de medicamentos desde India para distribuir a través de su cadena Farmacity.

“Lo tuve que parar cuando vino a mi despacho con este esquema”, afirmó Moreno, compartiendo básicamente la opinión de diferentes actores de la cadena de comercialización, desde los laboratorios a las farmacias, sobre la supuesta injerencia de Quintana.

LA “NEGOCIACIÓN POR SEGMENTOS” NO FUE POSIBLE

En cuanto a la negociación por segmento, voceros de la industria aseguraron que no hay intenciones de ningún laboratorio de “sacar los pies del plato” porque “no son tontos” y saben que “juntos tendrán más fuerza para negociar”.

Los laboratorios de oncológicos –dominados por las multinacionales- tendrán que negociar en conjunto, no existe la posibilidad de que los traten de dividir con propuestas diferenciales”, explicaron.

PAMI había apostado fuerte – al rescindir el último Convenio –  a forzar más descuentos y en un documento enviado a las cámaras proponía un nuevo esquema.

En ese esquema el gasto en medicamentos no debía superar el 25 por ciento del ingreso del PAMI y las bonificaciones debían incrementarse a 14 por ciento cuando superara la barrera de los 2.600 millones de pesos mensuales y a 18 por ciento por encima de los 2.800 millones de pesos.

A cambio, el PAMI prometía un nuevo empadronamiento de los afiliados con patologías de alto costo, rectas electrónicas para oncólogos, reglas sobre cantidad de recetas por paciente y por médico y fortalecer las auditorias, esta última una promesa que se repite con las diferentes gestiones.

“El tema es que en PAMI quieren regalar los remedios pero no pagarlos”, se quejó un vocero de la industria.

EL GOBIERNO VUELVE ATRAS Y “DES-RESCINDE” EL CONVENIO

Sin embargo, luego de los gestos ampulosos de Cassinotti , el PAMI retrocedió y decidió continuar con el convenio que lo une a la industria.

Luego de los amagues, desde el miércoles 7 de junio el gobierno nacional y la industria farmacéutica volvieron a punto cero, informó  el portal Pharmabiz.

Finalmente, el PAMI pagará el tope de dinero que había dicho que disponía, y la industria farmacéutica le financiará la diferencia surgida del consumo real.

De todas maneras hubo pequeños cambios, según informó Pharmabiz, la novedad es que durante tres meses el PAMI va a pagar los $2.400 millones que había ofrecido, aunque la diferencia que resultare del real consumo, será financiada por la industria y se cobrará a posteriori.

No obstante, no está todo cerrado, pero la industria logró llegar, por encima de Cassinotti, a los funcionarios del gobierno a quienes les inquietan los efectos políticos de los problemas surgidos en el PAMI.

Fuentes PharmaBaires, Pharmabiz


Leave a Reply

Suscripción

  1. requerido
  2. requerido
  3. (ingrese email valido)
 

En Facebook

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

En Twitter

Buscador de Noticias