Buscan impulsar la producción pública de medicamentos en Argentina

Buscan impulsar la producción pública de medicamentos en Argentina

Se realizó una reunión en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, convocada por su Presidenta la diputada Carolina Gaillard, para evaluar el estado de la producción pública en nuestro país.

Dip. Carolina Gaillard, Presidenta de la Comisión de Salud HCDN

En la reunión se destacó la importancia de la producción pública en Argentina, que cuenta con una red de 39 laboratorios, distribuidos en 15 provincias, incluyendo la Ciudad de Buenos Aires. Estos laboratorios vienen sosteniendo en gran medida la provisión de medicamentos al sistema público, aunque también algunos participan en licitaciones internacionales y en el desarrollo de nuevos productos.

Como necesidades, se planteó no demorar las amplias posibilidades que otorga la ley 26.688/11 de producción pública de medicamentos y la creación de la ANLAP; articular las posibilidades de compras conjuntas entre la red de laboratorios existentes, fomentar su desarrollo tecnológico, acordar estrategias de producción de acuerdo a las necesidades regionales y nacionales, acordar estándares de calidad y centralizar los controles de productos.

También se planteó como necesaria su participación en cuanto a la innovación y desarrollo de nuevos fármacos y productos médicos, fomentando el trabajo en conjunto con las entidades científicas que dependen del Estado (coordinación de la investigación pública con la producción pública), como decisión estratégica en cuanto a una política nacional de medicamentos.

La puntana Berta Arenas (Compromiso Federal) presentó su proyecto de modificaciones de partidas presupuestarias para financiar los laboratorios públicos. Propone que se les destine el uno por ciento de lo obtenido por la venta de cigarrillos y lo mismo de la venta de cerveza. “Igual que cuando uno daña el medio ambiente debe pagar una multa o una compensación por ese daño, el consumidor de esos productos, que dañan la salud humana, debe contribuir a la salud mediante los impuestos”, justificó la legisladora.

El presidente de la Anlap, el doctor Adolfo Sánchez de León, esbozó los lineamientos de su gestión, que planteó como un plan estratégico para los próximos cinco años. Los ejes serán: la creación de un sistema de información centralizada; incrementar la participación de la producción pública de medicamentos en el presupuesto del Ministerio de Salud; organizar la producción para que los laboratorios no se superpongan; fomentar y financiar la investigación asociada entre los laboratorios y las universidades.

Representantes de varios laboratorios públicos, invitados a la reunión, dieron un panorama.

LIF, laboratorio público, Santa Fe

Roberto Ganin, gerente general de LIF (Laboratorio Industrial Farmacéutico, de Santa Fe), contó que en su provincia rige una ley, ya reglamentada, y que ya están en condiciones de trabajar con el Conicet en la investigación y la elaboración del aceite de cannabis. Sólo esperan la autorización de la Anmat para proveerse de la materia. Y le respondió por elevación a Sánchez de León (había dicho que en muchos casos es más caro comprar un medicamento a un laboratorio público que a uno privado) al preguntar con qué deben compararse los costos y precios de los laboratorios públicos. Toda vez que no se conoce y no es transparente la estructura de costos de los laboratorios privados, éstos falsifican los datos y muchas veces publican precios pero es imposible conseguir los remedios.

La doctora Noemí Raffo, de los Talleres Protegidos de Buenos Aires, también discrepó con Sánchez. Contó que ese laboratorio fue creado por Ramón Carrillo y que producía remedios contra la tuberculosis para todo el país. La falta de apoyo y financiamiento por parte del Gobierno de la Ciudad provoca que pierdan capacidad de producción, lo que se traduce, por ejemplo, en el faltante de medicamentos a fines del año pasado y la necesidad de recurrir a otros laboratorios para proveerlos. E hizo un planteo más que interesante, que luego fue retomado por otros expositores: los laboratorios públicos no deben limitarse a producir remedios baratos y masivos; también deben producir los de alto costo y baja incidencia, ya que los laboratorios son un instrumento de salud pública.

Los sanitaristas Daniel Gollán y José Carlos Escudero se refirieron a la necesidad de una política pública de medicamentos para abaratar costos, garantizar el acceso a la salud de la población de menores recursos y poner u límite a la rentabilidad de los grandes laboratorios privados. En ese sentido, el ex Ministro de Salud Daniel Gollan, durante cuya gestión se fomentó la producción pública y se impulsó la legislación necesaria, subrayó que “la mejor regulación es que el Estado disponga de la producción pública de medicamentos, para controlar el precio y el acceso a la población.”

El farmacéutico Ruben Sajem, Presidente del Colegio de Farmacéuticos de la Ciudad de Buenos Aires, destacó la necesidad de aprovechar las posibilidades que otorga la ley 26.688 para “desarrollar una política nacional de medicamentos, que incluya a los profesionales argentinos que trabajan en la investigación y desarrollo de nuevos fármacos y en la producción pública”.

La diputada Carolina Gaillard manifestó, al cierre de la sesión: “Fue muy importante porque estuvieron todos los actores implicados. Hay que insistir con que la producción de medicamentos es una política de Estado, garantiza la soberanía en Salud, por eso no puede cambiar con los gobiernos. Los remedios no son bienes de mercado”.

Producción en el LIF, Santa Fe

 


Leave a Reply

Suscripción

  1. requerido
  2. requerido
  3. (ingrese email valido)
 

En Facebook

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

En Twitter

Buscador de Noticias