La industria farmacéutica argentina, en problemas

La industria farmacéutica argentina, en problemas

Category : Medios de Prensa

Los laboratorios nacionales advirtieron que, desde que asumió el gobierno macrista,  deben enfrentar mayores costos por aumentos de tarifas, salarios e insumos, que no pueden trasladar a precios. Hay quejas porque el Estado anunció la compra de medicamentos extranjeros. También el sector debió afrontar la deuda del PAMI y se queja de operaciones de prensa: es falso que pidió dar marcha atrás con la trazabilidad.

laboratorios cae rentabilidad

Entre los aumentos de salarios y de tarifas, la rentabilidad de la industria farmacéutica está tocando fondo. Encima debe asumir un desfasaje de 500 millones de pesos del convenio con el PAMI. Las Pymes son las que afrontan el peor escenario.

Se trata de una ecuación muy simple: los medicamentos aumentaron entre 35 y 40 por ciento promedio desde comienzos de año y de alguna manera absorbió el atraso acumulado durante el último lustro.

Pero la paritaria de FATSA cerró con un 35 por ciento de aumento para el personal de producción y junto con el tarifazo se “comieron” ese incremento. Falta la paritaria de los AAPM que comenzará esta semana y que se estima que cerrará en un porcentaje similar.

Voceros de la industria explicaron que de cada cien pesos facturados, entre 28 y 30 correspondían históricamente a salarios. Ahora se ha incrementado a 40 pesos y para las Pymes pueden implicar hasta el 50 por ciento de la facturación.
En este contexto solo los laboratorios “grandes”  tienen “espaldas para resistir” los costos salariales y de las tarifas de gas y electricidad. El análisis procede justamente de aquellos con más espaldas.

“El nuevo escenario de la libre competencia y de los costos de producción impone ser más eficientes y más competitivos”, lo que implica reestructurar las variables sobre las que se sustentaba hasta ahora la rentabilidad del sector, señalaron los voceros.

Los voceros admiten que era otro el  panorama que esperaban para esta altura del año: “Está más complicado de lo que pensábamos”. Pero, “algunas cuestiones se han acomodado a favor, como por ejemplo el funcionamiento de la ANMAT”, rescatan.

En ese contexto, debieron aceptar una quita de otros 200 millones de pesos para poder cobrar una deuda de 5 mil millones de pesos del PAMI. Y todavía, quedan para discutir otros 1.200 millones que reclama la industria desde mediados del año pasado.  Cifra que el PAMI parece no tener intenciones de reconocer o en todo caso se propone “bicicletear” para el año próximo.

Año próximo que parece ahora como el puerto donde amarrar luego de las tormentas en alta mar. Pero también con interrogantes proyectados hacia 2017.

El principal interrogante es como seguirá el convenio PAMI. Hasta fin de año, el instituto pagará 1.800 millones mensuales y los laboratorios entregarán medicamentos como siempre, por alrededor de 2.300 millones.

La diferencia es de 500 millones. El PAMI no dice que no pagará la diferencia ni tampoco promete pagar. O sea……la única promesa es que irá ajustando el consumo mensual de medicamentos hasta adaptarlo a lo que puede pagar. O sea, 1.800 millones.

“La promesa de Carlos Regazzoni (titular de PAMI)  es reducir el nivel de compras y comprar lo que pueda pagar”, reforzaron los negociadores de la industria. Concretamente ajustar la resolución 337 y la entrega de medicamentos con el 100 por ciento de descuento.

Encima la industria parece sometida a las “operaciones de prensa” como la tapa de un matutino dominical asegurando que quiere eliminar trazabilidad a cambio de “Precios cuidados”.

“Nosotros somos los primeros interesados en la trazabilidad para evitar falsificaciones”, aseguró un importante directivo de uno de los laboratorios líderes.

El tema de la trazabilidad es un poco más complejo: se acordó un plan de trabajo de cuatro etapas de las que se cumplieron dos. Los laboratorios invirtieron en trazabilidad para oncológicos, alto costo y psicotrópicos. Los farmacéuticos pidieron más tiempo para adaptarse al nuevo sistema y la ANMAT lentificó el proyecto.

“Precios Cuidados” es otro ejemplo de algunas interpretaciones sesgadas. La industria ofreció una lista de productos que cubren los 138 principios activos solicitados por la Secretaría de Comercio.

Pero la Secretaría de Comercio consideró insuficiente el listado ofrecido por las cámaras y pidió que se incluyeran más presentaciones que serán congeladas hasta fin de año.

Mientras la industria congela, sigue adelante la licitación internacional de medicamentos convocada por el Ministerio de Salud.  CILFA está a la espera de un pronunciamiento del juez Esteban Furnari al recurso de amparo que presentó en el Juzgado Federal Contensioso Administrativo Número 2 antes de la Feria Judicial. Cooperala acompañó la impugnación administrativa.

Y a las quejas públicas de la UIA y a los proyectos legislativos de los diputados Héctor Daer y José De Mendiguren, hubo una movida silenciosa, sin repercusiones mediáticas pero igualmente de fuste a través de la Asociación Médica Argentina (AMA) que directamente expresó sus advertencias sobre la importación de medicamentos al ministro Jorge Lemus.

Fuente: PharmaBaires


Leave a Reply

Suscripción

  1. requerido
  2. requerido
  3. (ingrese email valido)
 

En Facebook

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

En Twitter

Buscador de Noticias